junio 11, 2019

(0) Comentarios



MaloRegularBuenoExcelenteExtraordinario (Votos totales 0)
Loading ... Loading ...

abc.com

El Circuito Europeo busca atraer a nuevos aficionados con torneos de seis hoyos, en los que el público, la música y la tecnología ganan protagonismo.

golf-kM4E--620x349@abc

Trazados Exóticos

El golf lleva jugándose durante siglos y los rectores de las principales instituciones internacionales quieren que lo siga haciendo durante muchos más. Por eso debe adaptarse a los tiempos que corren y no darle la espalda a las apetencias del público del siglo XXI. Así al menos lo considera Keith Pelley, el máximo representante del Circuito Europeo, que está convencido de que hay que ofrecer modelos novedosos con los que poder competir con la numerosa oferta de ocio existente. «Este fin de semana se celebran la final de Roland Garros, la de la NBA, la de la Liga de Naciones de la UEFA, comienza el Mundial de fútbol femenino… así que tenemos que ser creativos para sobrevivir en un mundo audiovisual». Para ello han decidido realizar una serie de tres torneos diferentes de manera consecutiva y así llamar la atención de los espectadores. Primero fue en Dinamarca, donde los jugadores pasaban por una pasarela entre el público camino del hoyo del 14; la semana pasada el de Bélgica, en el que se mezclaban los formatos por golpes y por hoyos, con eliminatorias finales a nueve hoyos; y, ahora, el GolfSixes de Portugal, que rompe todos los esquemas. «El año pasado se celebraron 395 torneos valederos para el ranking en todo el mundo y 382 fueron “medal-play’’, a dieciocho hoyos. Creo que hay que ofrecer algo diferente que nos haga atractivos», incide Pelley.

 

En 2018 se celebró a modo de ensayo en Londres y el resultado fue de lo más esperanzador: la mitad de los asistentes eran menores de 35 años, rebajando la edad media un 20 por ciento con respecto a las pruebas regulares del Tour. De ahí que este año en Cascais hayan echado el resto con el proyecto. Con el entorno privilegiado de la costa atlántica y la afición portuguesa dispuesta a divertirse, han convertido el impresionante resort de Oitavos Dunes en todo un parque temático del entretenimiento.

 

«A mí me parece un torneo muy divertido, ya lo jugué el año pasado y ahora no he dudado en apuntarme» comenta Jorge Campillo, uno de los dos españoles presentes, que está siendo testigo de las novedades que se ponen en práctica: la utilización de medidores láser por parte de los jugadores, el reloj de control de tiempos para evitar los retrasos, la mezcla de equipos masculinos y femeninos y, sobre todo, la cercanía con el público. «A mí me parece muy bien, no me molesta en absoluto que juguemos desde posiciones diferentes, con música o con la gente hablando -comenta Nacho Elvira, que debuta aquí- porque a ellos se les ve disfrutar y en el fondo se trata de eso, de que seamos capaces de entretenerlos».

 

 

Con partidos exprés, de seis hoyos, no hay tiempo de aburrirse. La vida actual se vive rápido y el golf, también.

admin