octubre 9, 2019

(0) Comentarios



MaloRegularBuenoExcelenteExtraordinario (Votos totales 0)
Loading ... Loading ...

 La industria del golf en Portugal crece silenciosa, con unos 140 millones de ingresos en los “greens” lusos en el último año y 15.000 jugadores federados.

 golf3_recortada

Ganador por quinta vez consecutiva de los prestigiosos “World Golf Awards” y nombrado como mejor destino europeo y global, Portugal registra cerca de 20.000 empleos directos e indirectos ligados a este deporte, según el Consejo Nacional de la Industria del Golf del país (CNIG).

 

Nada menos que 85 campos de golf recorren el área del litoral luso, donde una amalgama de condiciones climáticas y económicas lo han convertido en destino fetiche para los amantes de este deporte.

 

 

En enero pasado se registraron más de 123.300 partidos completos en los diferentes campos lusos, según reveló el CNIG en un reciente estudio, con un aumento del 7 % en los últimos dos años.

 

Un negocio muy favorable y al alza para las entidades privadas, que poseen el 95% de los campos de golf.

 

Por regiones, el Algarve (sur del país) sigue siendo la favorita de los aficionados a este deporte, con 84.000 partidos completos, seguida de Lisboa, con 18.953, y del archipiélago de Madeira, con 5.590.

 

La modalidad “play and play”, que permite a los aficionados jugar en cualquier campo sin necesidad de ser socios, facilita la universalización del golf en Portugal, explicó a Efe el presidente del CNIG, Luis Correia de Silva.

 

En términos comparativos, Portugal también presume de la “competitividad de sus precios”, especialmente en invierno, cuando los aficionados escandinavos viajan a los “greens” lusos.

 

Los escandinavos son sólo la punta del iceberg de los golfistas en Portugal porque hasta “un 80% de los jugadores totales” son extranjeros no residentes, apuntó Silva.

 

Casi la mitad de golfistas que juegan en Portugal son británicos, seguidos de lusos, con un 13%, y suecos, con un 11%.

 

Referente histórico del golf, Portugal cuenta con el segundo campo más antiguo de Europa continental, en la ciudad de Espinho (Oporto).

 

Además, muchos de los “greens” han sido diseñados por reputados golfistas, como Nick Faldo, Jack Nicklaus o Severiano Ballesteros.

 

 

Sin embargo, a pesar de su carácter internacional, el golf en Portugal todavía no tiene una gran presencia femenina dado que solo el 26% de los jugadores son mujeres.

 

El CNIG, que apuesta por aumentar este porcentaje, dispone de una oportunidad de oro con el “Ladies European Tour Qualifyng School”, que se celebrará en 2020 y que constituye la puerta de entrada para la competición femenina de golf de elite.

 

Además, en octubre, el “Portugal Masters” reunirá a los mejores jugadores nacionales en Vilamoura con un premio de dos millones de euros para el ganador.

 

En los premios World Golf Awards de este año, cuya gala se celebrará en octubre en Abu Dabi, Portugal contará con cuatro nominaciones en cuatro categorías diferentes.

 

Fuera de campeonatos, el golf sigue reclamando una mayor presencia de jugadores jóvenes. Por edad, los mayores de 64 años dominan entre los golfistas (35 %), seguidos del segmento de entre 55 y 64 años (30 %), y de 45 a 54 años, que suponen una quinta parte.

 

Para quienes aún no se han decidido a practicar este deporte, de Silva asegura que, una vez que se juega, “es imposible dejarlo”.

 

Incluso, algunos que estrenan palos después de la jubilación “no los vuelven a soltar”, comenta el presidente de la Asociación Nacional Portuguesa de Golf Sénior, António Costa.

 

 

Y es que el golf es uno de los pocos deportes en los que no se compite contra otros, sino “contra uno mismo y contra el campo”, apunta Costa. “En el fútbol o el tenis nunca verás al adversario admirar “la buena bola” del otro, mientras aquí sí”, concluye. EFE

admin