marzo 19, 2020

(0) Comentarios



MaloRegularBuenoExcelenteExtraordinario (Votos totales 0)
Loading ... Loading ...

Como se suele decir, hay tantos destinos como viajeros, y los motivos para escoger uno u otro son muy variados. Hay personas que viajan para ver los monumentos de la antigua Roma, otros para comer paella, y muchos otros porque simplemente quieren estirarse en la arena de una playa exótica y olvidarse de su rutina. Pues bien, este artículo va dirigido a los que viajan para jugar al golf.

 Screen Shot 2020-03-06 at 6.16.59 PM

Este tipo de escapadas son cada vez más habituales. Por norma general, se trata de viajeros a los que le gusta la naturaleza y los espacios abiertos, caminar y hacer deporte, y sobre todo, concentrarse para golpear una bola con un palo, en el menor número de golpes posible, para que entre en un hoyo que está a una distancia de entre 100 y 500 metros. El golf es exigente, técnico, desafiante, pero por esos mismos motivos también es muy bonito. Año tras año aumenta el número de aficionados a este deporte, y cuando viajan, buscan lugares para practicarlo. Por si sirve de ayuda, hemos seleccionado seis campos en diferentes partes del planeta.

 

En las Tierras Altas de Escocia

St Andrews Old Course, Escocia

St Andrews Old Course, Escocia (DigitalEchos / Getty Images/iStockphoto)

AMPLIAR

Es difícil olvidar paisajes del calibre de las Tierras Altas escocesas, también conocidos como Highlands. Carreteras sinuosas que atraviesan inmensas praderas verdes, acantilados escarpados, fiordos, lagos esplendorosos, castillos medievales en lo alto de cumbres… Son parajes que merecen saborearse al volante de un coche. En ese aspecto, hay infinidad de rutas en el norte de Escocia, como la que une los dos principales lagos escoceses – el Lomond y el Ness – al norte de Glasgow, el valle de Glencoe al oeste, la costa de Fife cerca de Edimburgo, o la que alcanza la preciosa playa de Morar para llegar a la isla de Skye. Viajar por las Highlands es pura aventura.

 

En esas gélidas tierras se inventó el golf y allí se extienden los campos más espectaculares del planeta. En la ciudad universitaria de St. Andrews, en Fife, se juega al golf desde el siglo XV. Un dato: el primer registro sobre este juego es del año 1574. Incluso, si te interesa, hay un museo del Golf. El Old Course de Saint Andrews es un campo público pero hay que reservar con meses de antelación. Por cierto, muy cerca está la playa de West Sands, famosa porque allí se rodaron las secuencias más espectaculares de la película Carros de fuego (1981). Más al oeste, también vale la pena jugar en el impresionante complejo golfístico de Gleneagles, sede de la Ryder Cup en 2014, y que alberga los hermosos campos King’s y Queen’s Courses diseñados por James Braid.

 

En las playas tailandesas

El campo de Golf Royal Hua Hin, Tailandia

El campo de Golf Royal Hua Hin, Tailandia (enviromantic – iStock)

AMPLIAR

Tailandia es uno de los destinos asiáticos que más están cuidando el turismo del golf. En la actualidad cuenta con más de 260 campos a lo largo y ancho de su territorio. Muchos de ellos ubicados en resorts de lujo. En general son de una gran calidad, y algunos se encuentran en medio de entornos naturales y paisajes asombrosos. No es extraño ver a grupos de monos en el green peleándose por llevarse alguna bola, o algún elefante perdido paseando por los caminos entre hoyo y hoyo.

 

200 kilómetros al sur de Bangkok, la capital del país, están las playas de Hua Hin (significa ‘cabeza de piedra’), en el golfo de Tailandia. Es uno de las escapadas de fin de semana predilectas para los habitantes de Bangkok, sobre todo gracias a sus tres kilómetros de playa, y porque se trata de un sitio tranquilo y en cuyos restaurantes sirven un pescado y un marisco deliciosos. Además, entre partidos, es posible hacer excursiones al parque nacional Sam Roi Yot. En Hua Hin hay varios campos aconsejables, entre lo que destaca el Black Mountain Golf Club, incluido entre los 100 mejores del mundo por la Golf Digest, o el Royal Hua Hin, el más antiguo de Tailandia (1924).

 

Golf cerca de la mezquita de Córdoba

Mezquita catedral de Córdoba y los patios de los naranjos.

Mezquita catedral de Córdoba y los patios de los naranjos. (emicristea / Getty Images/iStockphoto)

AMPLIAR

No hay duda de que Córdoba es una de las ciudades españolas más interesantes para pasar unos días. Su fabulosa mezquita, los patios cordobeses o el exquisito salmorejo son algunas de las razones fundamentales para este viaje. Puede que jugar al golf no esté en la lista de los motivos para la mayoría de sus visitantes. Sin embargo, para aquellos que les apasiona, que pongan entre sus candidatos al Club de Campo de Córdoba, localizado en las montañas de la serranía, a ocho escasos kilómetros del centro histórico de la ciudad. El enclave natural en sierra Morena es decisivo: rodeado de pinos, alcornoques y encinas, y con el sonido de fondo de los pájaros. Este campo (único de 18 hoyos en Córdoba) es un hallazgo ineludible.

 

Este es un terreno distinto, desafiante, con entradas al green complicadas. Cuentan los expertos que si juegas allí por primera vez conviene hacerlo con algún golfista local, ya que tiene algunos golpes ciegos y es necesario saber cuáles son sus trucos. Un plan interesante es el de alojarse en el Parador Nacional de Córdoba, construido sobre las ruinas del palacete de verano de Abderramán I, desde donde puedes reservar el green fee y organizar una escapada inmejorable.

 

Algarve, el mejor destino para jugar al golf

Algarve, Portugal

Algarve, Portugal (ptxgarfield / Getty Images/iStockphoto)

AMPLIAR

Que Algarve, al sur de Portugal, sea el mejor destino para jugar al golf en Europa no es una opinión personal, sino de la Asociación Internacional de Operadores de Golf (IAGTO). Esta clasificación se basa en la votación realizada por los miembros de dicha agrupación, que cuenta con 700 operadores especializados en esta actividad en 63 países. Esta es la tercera vez que la región portuguesa consigue ser la mejor, ya que en 2006 y 2014 también logró el título.

 

Un sol muy apetecible, sus magníficas playas y una variada gastronomía mediterránea son sus baluartes. A diferencia de los campos escoceses, en Algarve tienes prácticamente garantizado el buen clima. Jugar allí, con el la brisa y el aroma del mar, es todo un placer. Eso sí, hay muchas opciones y es complicado elegir. A poca distancia de la frontera con España se encuentra uno de los campos más reconocidos del país, el Monte Rei Golf Country Club, diseñado por el prestigioso golfista Jack Nicklaus. Lo bueno es que es un campo público y, según los expertos, el recorrido con “sus abundantes obstáculos de agua y la inteligente ubicación de los búnkers suponen todo un reto para las habilidades golfísticas”.

 

La riviera turca

Belek Kundu, Antalya, Turquía

Belek Kundu, Antalya, Turquía (Ender BAYINDIR / Getty Images/iStockphoto)

AMPLIAR

Si viajas al sur de Turquía te encontrarás con una de las costas más bonitas del Mediterráneo. Enamora a primera vista. Impresiona su agua azul turquesa, y el paisaje natural y salvaje. La llaman la riviera turca, y la ciudad más interesante de esa zona es Antalya. Desde allí vale la pena ir de playa en playa. Konyaalti, por ejemplo, es una cala muy tranquila cuyo telón de fondo son las montañas Baydaglari. También en esa parte de Turquía, es aconsejable visitar las cascadas Düden, que caen directamente sobre el mar Mediterráneo.

 

Gracias a sus excelentes campos de golf, la riviera turca recibe gran cantidad de viajeros aficionados a este deporte. Muy cerca de allí, a unos 40 kilómetros de Anatalya, está Belek, una población donde el golf es la atracción principal. Uno de los campos más recomendables es el Carya Golf Club que abrió sus puertas en el año 2008. Posee un recorrido de 18 hoyos con par 72 en una superficie que alcanza los 6.500 metros cuadrados. Uno de sus mayores reclamos es la posibilidad de jugar por la noche, puesto que tiene un sistema de iluminación que lo permite.

 

A los pies del Atlas

Jardines de la Menara en Marrakech y al fondo el Atlas, Marruecos

Jardines de la Menara en Marrakech y al fondo el Atlas, Marruecos (Álvaro Rodríguez Élez / Getty Images/iStockphoto)

AMPLIAR

Cerca de Marrakech, a los pies del Atlas, se encuentra el Assoufid Golf Club, con un diseño inspirado en el desierto, y creado por el exprofesional Niall Cameron. Es un par 72 cuyo escenario está salpicado de cactus, palmeras y olivos. Además, durante el recorrido se pueden apreciar las formidables vistas de las montañas nevadas en un decorado irreal. Está situado a escasos 15 minutos de la bulliciosa Medina – barrio antiguo – de Marrakech, donde existen múltiples maneras de pasarlo bien: en los zocos, visitando la mezquita Kutubia o el jardín Majorelle.

 

Se trata de un plan ideal durante la mayor parte del año, y hay gran cantidad de actividades y excursiones que se pueden realizar desde la ciudad, como ir en camello por el desierto del Sáhara o hacer surf en la costa del Atlántico. Otro factor a tener en cuenta es el económico: los vuelos y la estancia, en comparación con otros países europeos, es bastante más barato. Para que te hagas una idea, el green fee de Assoufid para 18 hoyos, por ejemplo, cuesta 76 euros. Y es uno de los campos más valorados entre los expertos: tanto es así que en el 2016 fue nombrado el mejor campo de golf de Marruecos y de África.

 

El golf es exigente, técnico y desafiante

Mostrar Comentarios

admin