abril 15, 2021

(0) Comentarios



MaloRegularBuenoExcelenteExtraordinario (Votos totales 0)
Loading ... Loading ...

Héctor Cavagliato

Próximo a cumplir 55 pirulos el próximo  1 de Mayo , nos pareció que la coincidencia de la celebración y sus cualidades de deportista ameritaban el humilde regalo de esta nota que sucede a las ya publicadas con Sergio Alvarez Cacciamani, Donaldo Beletti y el “Beto” Debiaggi.

P52-F1-2

Ahondando en la vida familiar encontramos que el popular “Negrito” fue prolífico padre de cuatro hijas de 36, 32, 22 y 19 años y desde hace años es un laburante autónomo, lo que le permite llevar a cabo no sin esfuerzo intensa actividad que le deja poco tiempo para practicar el golf.

“Empecé como caddie, si bien desde joven incursioné en el fútbol como enganche en Alem, Sarmiento de Etruria e Yrigoyen de Tío Pujio y una lesión me obligó a cambiar de deporte”, empieza relatando su trayectoria Jorge Ferreyra (foto).

“Elegí el golf porque pude suplir la actividad física con este deporte que es completo y me dio las posibilidades ideales. Es un cable a tierra de todas las tensiones de la vida moderna, un motivo de superación personal al traerse de un juego tan individualista donde todo depende de uno mismo. Por razones de mi trabajo, en los últimos tiempos sólo le dedico los fines de semana para jugar los torneos y compartir con los amigos”.

Si tuviera que destacar algunas figuras, ¿a quiénes elegiría?

“En el ámbito local valoro a Pablo Juncos por su tenacidad; a Carlos Astrada, que superó los avatares de sus caderas; a Jorge Daniel por la perseverancia y el espíritu de superación y a Fernando Zóttola, quien logró ya de grande adaptarse a la perfección en el juego y por ser mi compañero ideal. Como históricos, a los hermanos Enzo y ‘Beto’ Debiaggi.

En el plano profesional, al maestro Roberto De Vicenzo, verdadero impulsor del golf en la Argentina, y más actual al chaqueño Emiliano Grillo, de gran futuro”.

¿Qué condiciones debe cultivar un golfista?

“Observar una fiel conducta, honestidad, tenacidad, perseverancia, no claudicar nunca y tratar de aprender siempre. Nunca se termina de aprender. Conservar la humildad y el compromiso de que los chicos se espejan en uno y debemos transmitirles lo mejor”.

¿Una aspiración?

“Poder seguir jugando lo mejor posible y cumplir el sueño de ser campeón individual del club, ya que por parejas logramos el título en 2014 junto al ‘Flecha’ Zóttola”.

¿Qué futuro se vislumbra del club?

“Son épocas difíciles y sólo el esfuerzo mancomunado de la dirigencia y los socios hará posible mantener su crecimiento”.

Al finalizar la charla nos queda una inquietud: lo que sería si el querido “Negrito” -un excelente ser humano- pudiera practicar en la semana: superaría con holgura aquellos 2 de hándicap y, mucho más, los 5 actuales…

admin