El otro yo del Sr. Golfista…

Marcelo H. Barba.

 

Todo se inició cuando “Jaure”, un amigo de nuestra tradicional línea de juego, hizo un comentario sobre el nivel de hipocresía que se observa en el Golf… Me dijo: ¿por qué no escribes algo sobre este tema…?

367168_m16
Lo miramos sorprendidos pero enseguida entendimos a qué se refería, es decir, a los falsos ‘piropos’ que normalmente nos propinamos los unos a otros cada vez que ejecutamos un tiro… ¿Somos sinceros…?
Allí mismo comenzó un divertido diálogo y nos imaginamos algunas frases célebres que intentamos traducir desde ‘el otro yo’ del hipócrita, festejando cada ocurrencia y pensando una larga lista de situaciones típicas.

Leer más …

Publicado: 3 abril, 2019 - Por admin - Leer mas...


El Show Debe Continuar??

 

Marcelo H Barba

Hoy no voy a hablar de Golf. O mejor dicho, no tengo el espíritu para hacerlo, conociendo la lamentable situación por la que están pasando mis amigos venezolanos, que entre otras cosas, comparten conmigo temas de la vida y del Golf.

golfista-triste-39400671

Frente a esta situación me pareció desubicado o políticamente inconveniente, desarrollar una nota de Golf impermeable a los sucesos, como si nada importante pasara en la vida personal de nuestros amigos.

En este caso y a mi entender, si bien un artículo de Golf no representa un show ni nada parecido, el ánimo que debe imperar es de respeto por quienes hoy se debaten en un futuro incierto e inseguro, pero con ganas de volver a rescatar ese espíritu ‘chévere’ que los caracterizaba.

Desde Argentina leo y escucho lo que ocurre en Venezuela. Más allá de lo que dicen los diarios y las noticias de la tele, no vislumbro otra perspectiva que no sea trágica. Íntimamente siento el desamparo, violación y abandono de sus ciudadanos; y lo peor es que presiento la gestación de un profundo clima de replanteo (¿revolución?) prácticamente imparable. Un caldo espeso, desagradable, que hierve y que derramará dolor entre hermanos. Ojalá esto nunca suceda.

Resulta incomprensible que en el año 2019, un país desarrollado, con tremendo potencial y riquezas, con profesionales, gente honesta, trabajadora y feliz; se encuentre casi sumergida en la tristeza de un caos, sin energía, ni agua, ni medicamentos, entre tantos otros faltantes. Más inexplicable, es que su supuesto gobierno democrático niegue la ayuda humanitaria de otros países. Parece algo demasiado exagerado como para describir una realidad del siglo XXI.

La pregunta es: ¿hasta cuándo Maduro…? ¿Hasta cuándo lo apoyarán…? Porque la gente, sus trabajadores y empresarios (hasta gran parte de los militares mismos), lo quieren ver derrocado; pero no se vislumbra un plan inmediato ni pacífico para lograrlo sin perder más vidas de sus propios ciudadanos y hermanos.

No hay una guerra, sin embargo el mundo asiste y percibe una Venezuela a punto de estallar en una rebelión civil anunciada, lógica, hasta necesaria para su futuro… Pero el gran deseo de todos es que lo hagan en paz y con diálogo.

Es lamentable llegar a esos límites para solucionar un tema que parece ‘personal’, propio de un intransigente mediocre y corrupto dictador de turno. Y la historia en ‘nuestros’ países se repite…

Mi opinión es que nuestros pueblos en definitiva, son los culpables directos de los gobernantes que elegimos. Y lo digo precisamente desde la Argentina, casi con pudor y con los mismos problemas de ignorancia, pérdida de memoria colectiva, ausencia de educación y ‘clientelismo’ barato, donde aún a pesar de haber demostrado manifiestamente el altísimo grado de putrefacción de sus gobernantes, la Justicia no actúa, sigue ciega y sorda, parece estar respondiendo como cómplice ilícita a esos corruptos que continúan libres, e incluso, los deja ocupar un sitio en el parlamento y los cubre con un halo de protección que los blinda de cualquier destitución, juicio y cárcel.

Creo entender que lo que ‘nos’ sucede, a los países latinos sobre todo, es un costo de aprendizaje y crecimiento inevitable. Un precio que tenemos que pagar mientras pasamos de un estado de ‘adolescencia democrática’ hacia la gestación de una república adulta y más justa.

La dictadura es fatal, nadie discute que es una de las peores situaciones en las que puede hundirse un pueblo, tenemos sobradas muestras en casi todos los países de América del Sur… pero reconozco también, que un sistema democrático “infantil” y sin una Justicia que funcione hasta con Dios, también se termina pareciendo a una dictadura…

Cambiar las decisiones caprichosas de un dictador, por otro mecanismo como un congreso ‘que se dice’ democrático, pero que en realidad funciona como un ente aprobador de las brutas decisiones del tirano (más una Justicia ausente), es la peor combinación y receta para evitar el desarrollo sano y progresivo de cualquier pueblo.

La usencia de La Justicia abrirá la puerta y pondrá una alfombra de bienvenida a la peor lacra de ladrones, mediocres e incapaces para que accedan al poder, nos saqueen y nos dirijan. Será difícil desalojarlos, pero no imposible…

Les mando a todos mis amigos de GR – Latino y a los lectores de su excelente sitio de Internet, mis saludos, mi fe y los deseos orientados a resolver definitivamente y sin violencia los problemas que hoy los oprimen y afligen.

Que Dios los bendiga. Un fuerte Abrazo.

Marcelo H. Barba.

Publicado: 20 marzo, 2019 - Por admin - Leer mas...


Los dos hemisferios y el Golf.

Marcelo H Barba

Deben ser muchas las veces que creyéndonos Superhéroes terminamos por sumar tres o cuatro golpes de más a nuestro score. Afortunadamente somos humanos, no volamos y podemos analizar críticamente nuestras decisiones… 

vivir-al-lado-de-un-campo-de-golf-644x362

Lo interesante en todo caso, es tratar de analizarlas antes y no después de observar los resultados. Leer más …

Publicado: 12 marzo, 2019 - Por admin - Leer mas...


Dieta de Palos.

Marcelo H Barba

Después de unos ardientes días de calor, por fin el clima cedió y nos dio un respiro para que nuevamente decidamos juntarnos en una cancha. Los amigos de siempre decidimos animarnos a una vuelta de Golf, pero en un campo algo especial…

images

Para ponerle al encuentro una cuota de ‘creatividad’ y dado que la cancha lo permitía, antes de comenzar nos propusimos realizar un juego entretenido. Leer más …

Publicado: 5 marzo, 2019 - Por admin - Leer mas...


Nuestro querido-inseparable “Celu”

Marcelo H Barba

En un intento más por lograr un buen clima de juego y además, si es posible un aceptable score, dediquémosle un par de minutos de análisis a uno de los elementos más utilizados en este siglo: El Teléfono Celular.

jugador-de-golf-femenino-que-habla-en-el-teléfono-móvil-mientras-que-juega-golf-79416808

A pesar de que no termine de convencer a la mayoría de los usuarios, créanme por favor, que mientras jugamos al Golf e intentamos (a veces infructuosamente) concentrarnos en hacer un swing aceptable, en analizar las caídas de un green o en pegar un maravilloso driver… el sonido que muchas veces emite nos saca de toda abstracción y termina por irritarnos.

No voy a discutir con mis familiares ni amigos, ni conocidos o eventuales acompañantes de juego, cuando nos encontramos en un campo a punto de disfrutar sus 18 hoyos, sobre su verdadera utilidad, primero porque yo mismo lo llevo encima y a todas partes. De hecho lo considero algo inseparable de mis pertenencias, a tal punto que prefiero olvidar mis documentos, llaves o billetera antes que el celular.

Lo que trato de decir con la mayor humildad posible, es que por simple amabilidad y cortesía hacia los demás, podríamos reducir el volumen de sus sonidos o dejarlo mudo y en vibración, ya que sus sorprendentes e inoportunos “ring-tones” afectarán a los demás.

Lamentable y a su vez irónicamente, esto sucede no sólo en Golf.

Hace unos días estábamos muy contentos, compartiendo el casamiento de unos amigos, escuchando con absoluto silencio y respeto las palabras emocionantes de un religioso que recordaba momentos de la vida de la pareja, cuando en pleno silencio de los asistentes se oyó el canto de un coro que intentaba darle un marco especial a dicha boda, pero inmediatamente después y con el mismo efecto de reverberación que imponen los templos, se oyó claramente el insolente tono de un celular que reproducía a Omero Simpson gritando “Contesta de una vez…desgraciado!!!…” Luego de las miradas y gestos hacia el desafortunado propietario, que se retiraba rápidamente del sitio pidiendo disculpas como podía (tarde…), en ese día no volvimos a verlo ni a kilómetros de distancia.

Pasa lo mismo durante un solemne discurso, en el momento menos oportuno; mientras asistimos a algún evento formal; en el cine y en la mejor parte de suspenso… en fin, sucede en todos lados y aunque nos asombre, ya existen avisos de cortesía en muchos sitios, donde se solicita a todos los asistentes el apagado de sus celulares.

¿Pero por qué no hacemos nada en los campos de Golf…?

Imaginémonos las reacciones de algunos profesionales al momento de lograr su máximo nivel de concentración, por ejemplo sobre el green, si justo antes de ejecutar su putt, sonara un cómico y contagioso ritmo de cumbia desde alguno de los celulares que normalmente los rodean…

Para colmo de “bienes” la tecnología hizo -y seguirá haciendo- mucho a favor de los celu, convirtiéndolos en cuasi computadores portátiles, que nos avisan de innumerables eventos, no sólo de llamadas telefónicas, sino de redes sociales, chats, y muchos otros acontecimientos que generan alarmas y sonidos varios.

Votemos (los golfistas por lo menos) por silenciar los aparatos que llevamos encima y hagamos un esfuerzo extra por solicitarle a quienes nos acompañen en la línea que también los pongan en vibración.

Nadie debería sentirse molesto, al contrario, agradecidos no sólo por el silencio logrado, sino porque sus valiosos “tiempos de escape” de su rutina; del trabajo y de las inoportunas interrupciones familiares, se verán de alguna forma protegidos durante unas horas -por lo menos- mientras dure el inolvidable encuentro de Golf de los fines de semana; porque en realidad… si acaso existiera una verdadera y urgente necesidad de ubicarnos, siempre podrán hacerlo llevemos o no nuestro celu encima.

O probemos, por nuestra salud mental y concentración, olvidarnos nuestro celu en el automóvil por sólo unas horas…!

Hasta la próxima y excelente Golf para todos.

Marcelo H. Barba

 

Publicado: 27 febrero, 2019 - Por admin - Leer mas...


Jugar sin la cabeza…

Marcelo Barba

Tantas veces hablamos, leímos y escuchamos cosas sobre la influencia que tiene nuestro estado mental en el Golf… sin embargo no llegamos a comprender cabalmente qué es lo que uno siente en ese proceso real. Este efecto -obviamente- se trasladará y contagiará al resto de nuestras actividades que requieran cierto nivel de concentración. Acabo de comprobarlo personalmente.

Por diferentes circunstancias -que ya no vienen al caso recordar- hace unos meses pasé por el mal rato de quedarme sin trabajo. A pesar de que tenía la promesa de volver a firmar otro contrato, mientras aguardaba ansioso a que sucediera, el tiempo pasó tan lentamente que me pareció una eternidad. Experimenté un bajón anímico que arrastró más pensamientos y actividades. Leer más …

Publicado: 23 enero, 2019 - Por admin - Leer mas...


El Fairway de la vida…

Marcelo h Barba 
Como si se tratase de una vuelta de 18 hoyos, también hemos terminando el ’18. Quizás medios cansados, pero
esperanzados en hacer una mejor performance para el 2019.
campo
Como buenos gol$stas, repe%remos la ru%na (un ‘clásico’) de $n de año: sin mucho dinero; trabajo atrasado; sin
%empo para reunirnos con los que queremos brindar y festejar; sin haber plani$cado si la cena del 24 será con la
familia, si el 31 con los viejos, o con los amigos; qué cosa cenaremos o llevaremos para compar%r… en $n, como
siempre, todos los años igual, o me equivoco…?
La cues%ón, es que pisamos la línea $nal del año que se va; con éxitos y algunos momentos di$cultosos, pero lo bueno
es que lo hicimos junto a quienes queremos y nos quieren. Es verdad que tuvimos meses di6ciles; no obstante y en lo
personal, sigo viendo mi vaso ‘medio lleno’, con una cuota de op%mismo y energía que me da mi familia y me impulsa
a seguir sumando y remando, con la sensación de llegar siempre a un buen des%no. Y eso lo quiero compar%r.
En el aspecto depor%vo, más precisamente en el tema que nos une y convoca cada semana, nuestro Golf; en este
úl%mo tramo del 2018, tomo de ejemplo, lo resalto y me regocijo con la “resurrección” de Tiger Woods, uno de los
ídolos indiscu%bles, más importantes, e imposible (hasta hoy) de comparar con ningún otro gol$sta.
Tiger volvió al fairway…!!
Creo que me comprenderán si digo que el Golf no es lo mismo sin su par%cipación, no %ene la atracción ni el interés
que genera a los amantes de esta disciplina; fue y es un ícono vivo, un referente único omnipresente, una $gura que
enaltece y le da otro concepto sorprendente y maravilloso al Golf que todos decimos conocer.
Un profesional que –además- demostró que era tan humano como el resto. Que en el momento de crisis tocó un
fondo oscuro y lleno de dudas, no obstante resurgió a puro coraje, con más fuerza que antes. A mi entender, con el
%empo seguirá reacomodándose en las primeras posiciones, a pesar de la energía avasallante de los nuevos
profesionales que se disputan su reinado.
Ojalá sea… porque la verdad es que no le falta ningún mérito para lograrlo. Mi deseo es que pueda y por muchos años,
que vuelva a ser ese parámetro o patrón de comparación inalcanzable que dejó sin aliento a quienes lo conocimos
desde su inicio, creciendo y consolidándose como el mejor gol$sta del planeta.
Tomando su ejemplo de resurgimiento y haciendo un ejercicio de comparación, les hago llegar a los lectores y
amantes del Golf, mis deseos para que en alguna medida podamos imitarlo. Fijarnos el obje%vo ín%mo de resucitar y
retomar nuestro propio camino de éxitos familiares, laborales y personales que por cualquier mo%vo dejamos o
descuidamos.
Creo que tenemos un 2019 por delante para intentarlo. Podríamos hacer lo mismo que cuando estamos por comenzar
un par%do y, parados en el tee del 1, nos cargamos de energía para sen%rnos ganadores sin siquiera haber ejecutado
un solo %ro… eso es op%mismo y buena disposición para afrontar lo que venga.
En este saludo que envío, les propongo y además les auguro que cada uno vaya por el medio del ‘Fairway de la Vida’,
de su propia vida, siempre acompañados de sus seres queridos, compar%endo con ellos, ayudándolos y apoyándolos
en lo que necesiten, porque de esa forma además de ir por el mejor camino, evitaremos trampas y tantos errores…
Si nos proponemos renacer y volver a ser primeros, o referentes en lo que sabemos hacer, o exitosos hasta con
nuestro Golf, creo que estamos bien parados para aprovechar una ocasión brillante, frente a un 2019 y lleno de
oportunidades para probar todo esto y mucho más…
Brindo y les deseo Felicidades a todos; a sus familias; buen Golf y como siempre, con amigos…!!!
Marcelo H. Barba

Publicado: 1 enero, 2019 - Por admin - Leer mas...


Algo Radical …….

Marcelo Barba

Promediaba el hoyo 11 y en realidad no había ejecutado un tiro ‘tan’ malo, simplemente apunté allí y salió
precisamente hacia allí… hacia las raíces de ese añoso, gigante y hermoso árbol a un costado del fairway.
Una pena, pensé, porque hubiera sido un buen tiro…
pelota
Bastante molesto, me dirigí a preparar la próxima ejecución, rumiando pero a la vez esperanzado en que,
con un hierro 7 podría volver al pasto y recuperar la compostura para afrontar el resto del hoyo, desde
unas 90 yardas, quizás más.
Dejé mi bolsa a unos metros del árbol y me fui agachando entre unas ramas hasta donde suponía estaba
escondida mi pelota, pero ya llevaba en mis manos el hierro siete. (Primer error)
Sin advertir ni observar con mayor detenimiento el asiento de la pelota, me preocupó más la altura de
ciertas ramas que me impedían realizar un swing completo, con lo cual, tomé el palo más corto y le pegué
con todas mis fuerzas. (Segundo error…)
Alcancé sólo 40 yardas… con la cabeza de mi pobre hierro 7, que se desprendió de la vara cuando impacté
de lleno a una de las raíces del gran macizo (que parecía reírse de mis resultados); y me temblaron hasta
los dientes postizos…
Acababa de asistir una nueva lección de Golf, en vivo, con mi propia persona y con mi ‘ex-hierro7’.
Qué aprendí:
Primero, que antes de ir tan decidido a pegar un tiro, tomando automáticamente el palo que
‘supuestamente’ creía me ayudaría a recuperar la situación, nunca debí dejar la bolsa sobre el fairway (por
vago y por creer que ese era un tiro más), en cambio, debí haberme acercado hasta la pelota con todo el
equipo y recién allí tomar la mejor decisión sobre qué palo utilizar…
Esto es Golf amigos, y nada se puede dar por supuesto, ni conocido, ni superado; cada golpe es diferente al
que ‘creemos’ dominar. Pero de todo se aprende.
Segundo, antes de impactar una pelota en las zonas cercanas a cualquier tipo de árbol, tendría que
haberme asegurado (más allá de poder realizar un swing completo) si el asiento donde reposaba la misma
era bueno, sobre todo, porque podría descansar justo detrás de una hermosa y gruesa raíz disimulada y
bien tapada con otras hojas, pero me ganó la ansiedad… y lo pagué caro.
Salí debajo del árbol empuñando una vara descabezada y tratando de encontrar la otra parte que había
volado junto con la pelota… las encontré a ambas y traté de borrarme el episodio, aunque no pude.
Para no aburrir a nadie, diré que no fue mi mejor día de Golf. Esa imagen me persiguió hasta el 18.
No obstante lo desventurado del episodio, confieso que aporté una cuota de alegría para los amigos que me
acompañaban en la vuelta, ya que no pudieron aguantar sus carcajadas y bromas sobre mi vehemencia
(que obviamente compartí durante y después del encuentro, pero sin mi 7…)
Qué debí hacer y no hice..?: a) Llegar a la pelota, verificar que efectivamente era mi pelota; b) Calmarme;
c) observar todo lo que podía, incluyendo las raíces y demás elementos que rodeaban a la misma (quizás
pudiendo limpiar mejor la zona que rodeaba a la pelota, evitando moverla); y d) recién ahí elegir el palo
más adecuado para quitarla, sin la intención de ganar más distancia de la que necesitaba… Esta breve
rutina me hubiera ayudado por ejemplo, a seleccionar el putter (sí… un putter) para sacarla hacia un
costado, evitando la raíz pero alejándola lo suficiente de la zona de riesgo.
Estimados golfistas… creo que cuando uno ejecuta un tiro -no tan bueno- y, lamentablemente termina con
su pelota pegada a un árbol, tiene que mentalizarse (prepararse mientras camina hacia ella) que ese
simple hecho hará que perdamos mínimamente una ejecución, ya que será poco probable, salvo que se
arriesguen a quebrar la vara del palo, que podamos recuperarnos de esa zona ciega y complicada hasta
para hacer un swing; lo más importante en todo caso, será calmarnos, respirar 2 o 3 vece con profundidad
y resignarnos, cualquier otro tipo de reacción ‘intempestiva’ nos ayudará a cometer errores, a sumar golpes
y furia…
Mis deseos de buen Golf, con muchos amigos; pocos árboles en el camino (y que cuiden mucho a sus
palos).
Hasta la próxima
Marcelo H. Barba

Publicado: 11 diciembre, 2018 - Por admin - Leer mas...


EL ROUGHT (Y COMO ACEPTARLO)

 

 

Marcelo H Barba.

Diría que es imposible para nuestro nivel de juego (y hasta el de los profesionales), no visitar el rought cada vez que jugamos. Sería como pensar que nuestra suegra nunca vendrá de visita a casa, por unos días…

golf-ball-in-rough-570d0b3a3df78c7d9e324c73

Hubo un ‘gigante’ del Golf, el querido Seve Ballesteros que decía: “Me gustaría que los fairways fueran más estrechos. Así todo el mundo tendría que jugar desde el rough, no solo yo…”y lo expresaba así, porque con su potencia visitaba frecuentemente a esos pastos. Aunque sabemos (lo podemos revivir por  Internet) que allí comenzaba su magia y nos hacía sentir que no había nada que lo detuviera, ni siquiera ejecutar un tiro de recuperación desde una playa de estacionamiento…    Leer más …

Publicado: 5 diciembre, 2018 - Por admin - Leer mas...


Abajo o arriba…?

Marcelo H Barba¡

Upss qué pregunta…! Pero tranquilos, nos estamos refiriendo al Golf; y ésta es otra de las tantas variables que se presentan en nuestras ejecuciones (como si hubiera pocas), relacionada con el nivel del piso donde queda apoyada nuestra pelota, respecto de la altura de nuestros pies al momento de ejecutar.

90

Cada vez que la trayectoria de la pelota finaliza sobre un desnivel significativo de terreno, que difiere del nivel del piso donde se apoyan nuestros pies, enfrentaremos un tiro incómodo, que nos obligará a corregir el stance, la forma de tomar el palo y el objetivo al cual queremos enviar la pelota.

Esas diferencias de cota, harán que la dirección del tiro se desvíe considerablemente, motivo por el cual, tendremos que apuntar más a la izquierda o a la derecha según estemos más arriba o abajo del nivel donde impactaremos a la pelota.

Vamos por algunos detalles:

Para los golfistas diestros:

Cuando estemos preparando un tiro, sea este desde el rought o fairway, para seguir acercándonos a la bandera, normalmente alinearemos nuestras rodillas y hombros hacia donde deseamos enviar la bola. En el caso de los diestros, toda la parte izquierda del cuerpo quedará ‘alineada’ hacia el objetivo.

Ahora bien, al advertir que la pelota reposa sobre un desnivel por encima de nuestros pies, tendremos que corregir la dirección hacia la derecha de donde apuntamos, dado que esa particularidad de diferencias de cotas, hará que nuestro tiro tome un rumbo hacia la izquierda ‘estilo gancho’.

Por el contrario, si el desnivel donde descansa la pelota es por debajo de nuestros pies, deberemos corregir la dirección apuntando más a la izquierda de lo que pensábamos, porque el tiro saldrá hacia la derecha como un slice, o un exagerado ‘Fade’…

En cualquiera de los casos (arriba o abajo de nuestro Stance), deberemos hacer ajustes significativos a la ‘mira’ con la que apuntamos, para corregir los desvíos que naturalmente se presentarán.

Para los golfistas zurdos:

En este caso se invertirá la solución que planteamos para los golfistas derechos con la posición del cuerpo, es decir, que todo el flanco derecho del cuerpo quedará alineado con el objetivo, una vez así, si la pelota quedó apoyada por encima del nivel de los pies, será necesario corregir el tiro apuntando más hacia la izquierda, ya que la bola tendrá una fuerte tendencia a desviarse a la derecha. Cuando la pelota en cambio, se encuentre por debajo del nivel de los pies, se deberá apuntar más a la derecha, ya que la pelota volará naturalmente hacia la izquierda.

Nada es tan fácil, ni derecho, ni plano como quisiéramos; tampoco sucede en el Golf…

Que tengan buena semana, sean diestros, zurdos, o ambidiestros… y que esta ayudita también sea útil para tratar de dominar algunas tendencias políticas extremas…

Hasta la próxima..!!

Marcelo H. Barba

Publicado: 27 noviembre, 2018 - Por admin - Leer mas...


Cargando...

Cargando...

Regístrate





Inscríbase aquí | ¿Olvidó su clave?

Inscríbase




Llene los datos, seguidamente se enviará usuario y clave a su correo.
Entrar | ¿Olvidó su clave?

Recuperar password




Complete los datos, un correo con su clave llegará a su buzón.
Entrar | Registrese

EL PUTT

Ten – Golf

logo tengolf

Vea Golf en Vivo

golf en vivo

MAMBAS CATERING

logo mamba

Bienvenidos

Contáctenos

Si desea enviar alguna sugerencia o comentario has click aquí

Ranking Mundial

cheap Kamagra Oral Jelly Generic Priligy Online