Atreverse…

Marcelo H. Barba 

Siempre hay una salida, siempre… Si señores, o la enfrentamos o la resolvemos ‘lateralmente’, pero dependerá de nuestra confianza y disposición mental. Hablo en este caso, de las situaciones que encaramos al decidir cruzar el agua.

Unknown

Salvo pocas excepciones, no existen obstáculos de agua que no puedan salvarse por el lado más débil, es decir, acercándonos al borde donde comienza el agua o ejecutando un buen tiro hacia alguno de los lados del amenazante lago. Pero como dije, todo es cuestión de confianza y disposición mental. Leer más …

Publicado: 3 abril, 2020 - Por admin - Leer mas...


Mis pensamientos en esta Pandemia:

 

Marcelo H Barba

Tiempo atrás y en el ámbito privado había escrito unas líneas dedicadas a mis nietos. Allí abordaba una serie de temas y conceptos que consideraba un especie de “legado” que yo mismo les dejaba, para ayudarlos a entender un poco mejor la vida que nos rodea, en términos económicos, religiosos, morales y recreativos (no dejaría de contarles algo de Golf…).

cor

De aquellos escritos y justamente por lo que estamos viviendo, voy a rescatar y compartir una parte, porque me parece tiene una vinculación casi directa con este tema del ‘corona virus’ que la Tierra entera atraviesa como una nueva peste.

Coincidan conmigo o me crean un desquiciado, siento la necesidad de compartir lo que van a leer porque va más allá de un virus circunstancial, como hemos tenido en el pasado y seguramente tendremos a futuro. Me refiero más precisamente al respeto que el hombre –en términos generales- está perdiendo por la naturaleza y la vida misma, y a cómo nuestro planeta -muchas veces- nos ubica, tratando de volver a cero drásticamente su condición de ‘natural’ para que las consecuencias de los daños que le provocamos no sean definitivos.

Nadie sabe a ciencia cierta si una determinada explosión en el punto “a” determina un terremoto en el punto “b”; o si el desmonte indiscriminado de árboles en un área de la tierra, produce inundaciones o deshielos en otra parte; o si tal o cual experimento o prueba de laboratorio terminan por generar una catástrofe química que la raza humana sufrirá y ‘pagará’ con sus vidas.

Aquellas líneas decían algo así… (Dirigiéndome a mis nietos)

“…La nave Tierra, sus animales y recursos.

En un fantástico contraste, en esta época ‘primitiva’ que vivimos, el hombre aún discute –por Ej.- sobre la existencia de zoológicos… de cárceles para animales que nunca jamás merecieron estar aislados. Hasta existe una actividad catalogada como ‘deportiva’, basada en la caza (matanza por placer o diversión) de animales supuestamente salvajes, que inexorablemente se irán extinguiendo y ustedes no conocerán sino a través de imágenes o viajes en el tiempo.

Nuestra brutalidad e ignorancia actual, mantiene ejemplares enjaulados, aislados de sus pares y de su hábitat; los utilizan para experimentos mortales o mutantes y se los hace sufrir como nadie lo hizo jamás. Confieso que cuando miro a los ojos a cualquier animal que sufre, me ‘sintonizo’ con su energía y me emociono mucho, me siento impotente porque son seres con sentimientos y energía propia, hasta creo que poseen alma o por lo menos, que son más elevados que muchos humanos.

Los desequilibrios materiales en el planeta, hacen que muchas personas mueran de hambre. En otros lugares de esta misma ‘casa’, malgastan vidas y dineros en guerras que sólo sirven para aumentar y sostener el poder efímero de algunas pocas personas, que dicen ser más civilizadas. La raza humana hace sufrir a los suyos, a los animales y a toda la naturaleza de una forma ininteligible, incoherente y cruel.

Los humanos engañan a sus pares, los inutiliza, los desactiva mentalmente. Los embrutece con falsas creencias, con falsos conceptos de moral y de religión, con una desnutrición sistemática desde pequeños, para que sus cerebros no lleguen a madurar o, lo que es peor, crezcan ‘torcidos’.

Nadie, ninguno, piensa en el otro como si fuese uno mismo, no existe persona sobre la tierra que pueda asegurar que ama a otra si la deja en la miseria y sin alternativas, sobre todo, aquellos que se autoproclaman o dicen ser representantes de dios, sea cual fuere su culto, raza y religión; son mesiánicos muy peligrosos.

Hasta que me vaya, llevaré la esperanza como testigo y eventual habitante de la Tierra que soy, que en algún futuro se podrá ‘sintonizar’ correctamente la frecuencia de la vida. En ese punto dominaremos correctamente la energía.

Mientras tanto, la naturaleza –siempre- seguirá resguardando sus ciclos, defendiéndose de las agresiones y cada tanto, se encargará de limpiar todo aquello que la aleja peligrosamente de su esencia.

La naturaleza gana… es una verdad gigante y tremenda; ahora mismo mientras estamos aislados en cuarentena, podemos ver por la ‘tele’ las calles, los rincones y todos aquellos sitios donde han dejado de circular personas, cómo ganó terreno el pasto, el simple yuyo que creció cada vez avanza más… cómo se puso transparente el agua de la clásica Venecia y la de algunos ríos…; cómo los animales que hasta hace unos días considerábamos salvajes caminan por las avenidas desiertas… y “los campos de Golf” que tanto respetamos y amamos, en breve se parecerán a campos de siembra, donde el pasto del fairway nos llegará a las rodillas y la perfecta carpeta de los greenes se verá transformada en hermoso nido de pájaros y bichos… así de natural, de simple y lógico: la naturaleza Gana, siempre gana.

Ojalá comprendamos el silencio y el grito desesperado de cualquier animal que sufre, que no falte tanto, estamos descubriendo métodos de comunicación entre ballenas, monos, caballos, delfines y otros tantos; una vez que podamos entenderlos… habremos podido elevar un escalón más a la raza humana. Pero para algunas especies será tarde, por nuestra propia culpa, por nuestro egoísmo, por olvidarnos que somos inquilinos y no dueños del planeta.

Hay un mensaje que deseo darles, para que a su vez lo transmitan a sus propios hijos, nietos y demás descendientes, así como yo mismo lo recibí y ahora trato de hacerlo con ustedes. También me gustaría vivir lo suficiente como para que podamos viajar juntos al espacio y compartir la visión de la Tierra desde lejos… desde una perspectiva donde todo parecerá cambiar, es difícil comprender que esa imagen que veremos se trata de nuestra casa, de ese Planeta hermoso en el que vivimos y queremos destruir. Un globito brillante que acordamos llamar Tierra, que circula por la inmensidad del espacio en un infinito celeste que bautizamos “vía láctea”, que además, forma parte de un inmenso sistema en equilibrio, que se extiende más allá de esa estrella que decretamos que se llamara “Sol”.

Ese planeta en definitiva, el que nos recibe y del que formamos parte, no es más que una Nave. Una nave interestelar impresionantemente grande, que se traslada junto a otros elementos por el espacio, con un destino, rumbo, y objetivo claramente fijado.

‘El Grande’ que diseñó y armó este brutal sistema-ecológico, un genio en Logística por cierto; además, la hizo auto-sustentable, auto-limpiable y auto-generable. Siempre habrá combustible suficiente como para que llegue a destino, con humanos que se encarguen de muchas cosas por muchos años; con oxígeno, agua y comida suficiente para que esos seres puedan regenerarse a sí mismos una y otra vez, por muchos siglos… aunque cada tanto…

Lamentablemente se presentará un proceso de “auto-limpieza” (terremotos, maremotos, catástrofes, pestes, etc.), que es indicativo de que algo salió de su curso, que no funciona bien o podría poner en peligro algún otro equilibrio del sistema por donde nos trasladamos. 

Ahora mismo… nos encontramos muy ‘ocupados’ y, si no fuese por la “tregua” que impuso este virus en el mundo, seguiríamos exterminando algunas especies, contaminando el agua pura, llenando al aire y a la vegetación de polución; derritiendo hielos eternos, quemando y desmontando bosques, rompiendo equilibrios únicos e impidiendo que se cumplan los ciclos naturales.

El mensaje que la humanidad debe captar y comprender es que, en nuestra casa no podemos matar ni destruir a la familia, tampoco podemos incendiarla, ni explotarla, ni inundarla de basura, de mugre y pestilencia, porque además de nuestras futuras generaciones tenemos vecinos… y porque (por ahora) tampoco hay alternativas lo suficientemente cerca, para comenzar a viajar y mudarse, para compartir otros lugares. Eso llegará a su tiempo, en el momento justo…”

No les voy a desear buen Golf como siempre lo hago, discúlpenme. Esta vez deseo que logremos la paz interior suficiente como para pensar en lo esencial.

También deseo que cuando todo esto termine, exista la cantidad suficiente de personal de mantenimiento en los campos de Golf, como para reconvertir la selva en la que se transformó una linda cancha de 18 hoyos…

Gracias a Dios esto no durará mucho tiempo más. Que tengan mucha salud y no salgan de sus hogares.

Hasta la próxima..!!

Marcelo H. Barba

Publicado: 29 marzo, 2020 - Por admin - Leer mas...


Golf en ‘rosa’…

Marcelo Barba

A partir de lo que voy a escribir, seguramente obtendré la antipatía de algunos lectores, pero prefiero ser sincero y decir lo que pienso antes que cualquier otra cosa.

pensamiento-positivo-golf-1

Voy a ingresar a una zona difícil, sobre todo porque reconozco que vivimos en un mundo cambiante y acelerado, donde todo parece ser cuestionable y reformulable, hasta lo dogmático. Leer más …

Publicado: 12 marzo, 2020 - Por admin - Leer mas...


Torneos de “36 y 54”: una maratón de Golf…

 

 Marcelo H Barba

Desconozco si en otras partes del mundo sucede lo que pasa en nuestros campos de Golf ‘amateurs’, tal vez tratando de imitar (inocentemente) los torneos profesionales que vemos por la tele, obviamente de altísimo nivel deportivo…

golf-ball-in-rough-570d0b3a3df78c7d9e324c73

Lo digo así, porque en nuestro ‘segmento’ no somos profesionales ni estamos físicamente acostumbrados a torneos de tipo maratón, que nos exigen mucho más de lo poco que podemos dar… Tampoco creo que sea imposible o desaconsejable hacerlo, pero coincidamos en que deberemos hacer algún esfuerzo adicional al que estamos acostumbrados.

Me refiero a los campos donde los fines de semana ‘largos’ suelen presentarse torneos de 36 hoyos, aprovechando la seguidilla de feriados que se suman al sábado y domingo tradicional. Y aunque no es frecuente, también aparecen los de 54 hoyos, promocionados por firmas de indumentaria deportiva, bancos o bebidas. Esto se da en fechas típicas, como ‘Semana Santa’ por Ej., y su finalidad básicamente, es económica y marketinera.

En esos casos la cantidad de anotados es importante, dado que se trata de un desafío al que ningún golfista podría resistirse. No obstante, es interesante observar cómo disminuyen o abandonan al día siguiente y prácticamente queda menos del 40% de los jugadores originalmente inscriptos, cuando se trata de una competencia de 36 o 54 hoyos.

La explicación que le podemos encontrar a los abandonos, por un lado es el cansancio o la falta de estado físico; y por el otro, la creciente desmotivación que iremos acumulando al advertir que ya no podremos ganar o terminar el recorrido.

Respecto del cansancio, sepamos que está directamente relacionado con el éxito, es decir, con los buenos resultados. Si por casualidad llevamos una tarjeta ‘ganadora’ con algunos pares y birdies… no sentiremos ninguna fatiga corporal (consiente) y pretenderemos seguir hasta el final, sí en cambio caminamos arrastrando una tarjeta parecida a una bolsa de adoquines, seguramente que a la primera sugerencia de abandono, nos iremos a tomar una ducha…

En una carrera pedestre o maratón ninguno de los que finalicen entre los primeros, lo harán porque corrieron a toda velocidad desde el momento de la largada. Llegarán en cambio a cruzar la meta, los que supieron regular su energía y gastaron sus últimas fuerzas en los metros finales de la carrera. Pero en este ejemplo deberíamos considerar muy especialmente que, esos atletas llegaron a la competencia bien preparados y se mantuvieron hidratados/ energizados con vitaminas -antes y durante su recorrido- hecho que no aplica para nosotros, los amateurs del Golf… o acaso me equivoco?

En los torneos de 36 y 54 hoyos aparecerán las ganas y la ansiedad de quienes nos disponemos a salir desde el primer hoyo; pero como dije, por el momento somos amateurs que intentamos demostrar que podemos hacer lo que hacen en un Master… pondremos toda nuestra energía y concentración en los primeros 18… (tal vez en los 9 iniciales). Y al otro día llamaremos a una ambulancia. Nos dolerá hasta el pelo.

Salimos con todas las fuerzas y la convicción de ganar, pero con el correr de las horas… ganó la desmotivación, acumulamos cansancio, algo de desgano y desconcentración, porque la realidad nos mostró lo difícil que fue mantener al 100% esos niveles de rendimiento (físico y psíquico) que requería un largo encuentro.

Mantenernos ‘al máximo’ significará prepararse antes y durante. Dormir y descansar, comer poco, beber mucha agua (dije agua…) y evitar excesos de cualquier tipo hasta que finalice el torneo. Para quien escribe y para muchos otros, es como un sueño irrealizable porque (además) queremos pasarla bien un sábado, un domingo o ambos, entre amigos, disfrutando noches de tragos y ricas comidas, música, un buen vino… en fin, nada siquiera parecido a la disciplina que requiere una concentración deportiva. Pero de todas formas nos anotamos y creemos que podremos. Y eso no está mal, divertirnos hasta donde podamos.

Desde luego que no estoy en contra de los encuentros maratónicos de Golf, pero intento transmitir que cuando nos decidamos participar, no olvidemos quiénes somos (en términos deportivos), qué podemos hacer para pasarla lo mejor posible y cómo comportarnos durante las vicisitudes que seguramente viviremos.

Quizás lo más interesante será intentar conseguir un mínimo grado de perseverancia y regularidad. Tremendo.

A mi juicio, lo lograremos muy progresivamente, tratando de no desmoronarnos ante los dobles o triples boogies.

Hablo de ‘intentar’ sobrellevar esos malos momentos, manteniendo la ilusión del próximo día, es decir, sabiendo que tendremos otra oportunidad para arreglar esos golpes de más (sobre todo al jugar durante 2 o 3 días); porque quienes no poseamos esa ‘visión’ de recuperación (me incluyo…) nos pondremos nerviosos, desconcentrados y gradualmente iremos perdiendo nuestra poca o incipiente regularidad en los golpes.

Una de las acciones que puse en práctica para ‘intentar’ mantener algún grado de regularidad y concentración, fue la de jugar sin mirar (obsesionado) mi tarjeta, sino hasta que finalizara los 18… Recién ahí ‘caería’ en la cruda realidad de lo bien o mal que había jugado.

Mirar hoyo a hoyo la cantidad de golpes que acumulaba, tenía dos efectos negativos: a) si jugaba mal, me desmotivaría más rápido, con ganas de abandonar y arrastrándome del cansancio; y b) si en cambio estaba haciendo una buena performance y venía con una tarjeta ‘ganadora’, podría causarme (obviamente inconscientemente) una sensación de tolerancia para conmigo mismo y jugaría el resto de los hoyos con indulgencia, en cuyo caso los resultados no serían buenos.

Cualquiera de esas sensaciones podrían desconcentrarnos y con ello, hacer que modifiquemos (para peor) el nivel de juego que veníamos desarrollando. Pruébenlo…

Si tienen la oportunidad, anótense en un “54” (o en uno de 36), será una buena experiencia.

Luego me comentan cómo les fue… y cuántos analgésicos se tomaron (pero con placer).

Hasta la próxima

Marcelo H. Barba

Publicado: 12 febrero, 2020 - Por admin - Leer mas...


Animarse al comienzo… aceptar el ocaso.

Marcelo H Barba

 

Estar preparados para asumir un nuevo plano de desafío es fundamental, pero no dejemos que el miedo o la vergüenza nos frenen nuestra voluntad para abordarlo.

bolivia-este-es-el-campo-de-golf-mas-alto-del-mundo-580984

Créanme que uno nunca se sentirá al 100% listo, sino hasta que comience a hacerlo.

Como muchas personas un día me empezó a atraer el Golf. De aquel día ya pasaron más de 30 años. Leer más …

Publicado: 9 enero, 2020 - Por admin - Leer mas...


Cuanto más limpia… más vuela

Marcelo H Barba

Uno de los elementos más importantes de nuestro equipo son las pelotas, además de los palos, obviamente.

pelotas-3-de-golf

Si no prestamos atención a su estado, estaremos regalándole distancia y precisión gratuitamente a la cancha y con ello probablemente desperdiciaremos excelentes ejecuciones.

No es un hecho menor que existan tantas e importantes marcas de pelotas, con variados modelos, componentes internos, terminaciones y durezas. La tecnología para fabricarlas avanzó significativamente en el tiempo, sin embargo, todas las marcas y modelos tienen una característica común: los hoyuelos que cubren el 100% de su superficie.

Esas pequeñas depresiones se llaman Dimples y existe abundante literatura al respecto, como para saber más de sus formas y de las cantidades que posee cada pelota, pero digamos en términos generales que cada bola posee entre 300 a 400 concavidades y que podrán presentase como círculos, hexágonos u otras geometrías.

Hasta hoy (más allá de las reglas sobre, que básicamente acotan su peso y diámetro) no apareció ninguna pelota que reemplace esa ‘particularidad’, pues parece ser la única forma aerodinámica disponible para que la bola impactada vuele a gran velocidad, se mantenga por más tiempo en el aire y se gane más distancia en cada golpe.

En cambio una pelota lisa, sin ‘dimples’, al volar crearía un efecto de baja presión por detrás de la misma, dicho efecto no haría más que aumentar la resistencia haciendo que caiga más pronto. Los hoyuelos en la esfera impedirán entonces, que se generen efectos aerodinámicos no deseados y que la bola se ‘sustente’ en el aire por un lapso mayor.

Ahora bien, cuando jugamos en un campo húmedo y embarrado, toda la suciedad que se adhiera a la pelota, hará que dichos hoyuelos queden tapados, conformando zonas lisas en un gran porcentaje de la superficie; motivo por el cual es más que aconsejable limpiarla cada vez que esté permitida esta acción; por ejemplo, cuando se habilita el juego con “lie mejorado” donde podremos marcar, levantar y limpiar nuestra bola sin cometer infracciones.

No obstante, juguemos o no con lie mejorado, he visto y todos podemos observar con mucha frecuencia que muchos golfistas desde el tee de salida inclusive, apoyan su pelota con suciedad, sin advertir que no es un problema de higiene o de basura, sino de performance en el vuelo de la misma…

Es interesante recurrir a la historia de los comienzos de este deporte-disciplina, porque las primeras pelotas que usaban quienes nos precedieron, eran totalmente lisas. En el mejor de los casos esféricas, pero recubiertas con un cuero cosido por dentro y llenas de plumas de ganso… Para leer un poco más sobre este tema en particular y conocer cómo cambió la pelota de Golf que hoy utilizamos, les recomiendo ingresar y aprovechar la información que nos ofrecen en este link: http://naukas.com/2011/04/04/por-que-las-bolas-de-golf-tienen-agujeros/

Que tengan un buen fin de semana –sin lluvia ni barro– y no olviden de mantener brillantes las pelotas de Golf en todo el recorrido…

Hasta la próxima.

Marcelo H. Barba

Publicado: 8 enero, 2020 - Por admin - Leer mas...


¿Probaste verte a ti mismo…?

Marcelo H Barba

En realidad esta nota debería llamarse “Usando la Tecnología”; esa que siempre llevamos con nosotros y a veces no sabemos cómo sacarle el jugo de una forma más aprovechable. Me refiero a nuestros aparatos celulares inteligentes (ya no digo más teléfonos…) porque se han convertido en puras estaciones de tecnología, capaces de hacer de todo, además de actuar como teléfonos tradicionales.

claude-harmon-screenshot-e1516992216331

Sin ánimo de atrasar el juego, la propuesta es que encendamos y grabemos algunos videos de nuestros swings. Obviamente, que la cosa será más entretenida si lo hacemos entre jugadores amigos, pero consideremos lo siguiente:

Mientras cada golfista que compone la línea se prepara, adopta su stance, realiza dos o tres swings de práctica y finalmente ejecuta su tiro (de cualquier hoyo y sitio), existe un tiempo ‘muerto’ en los acompañantes que esperan por su turno, que podría aprovecharse para que alguien encienda su “Smart-Phone” y registre esos segundos de ejecución.

Si bien podríamos grabar cualquier ejecución, el mejor sitio de espera de todos los jugadores (antes que se dispersen en búsqueda de sus propias pelotas) es en el tee de salida de cada hoyo, aunque eventualmente también existan otras oportunidades donde algunos estén lo suficientemente cerca -uno del otro- como para ‘filmarse’…

En principio, estas acciones no deberían producir ningún atraso, ya que no estamos cargando más segundos a la espera y preparación de cada tiro.

Una buena recomendación sería, designar de antemano a un responsable por ‘filmar’ las acciones, preparado y enfrentando al ejecutor -como si fuese un profe frente a su alumno- a una distancia lógica.

La siguiente propuesta (aunque sea ridículo, vale aclararlo) es que no haya segundas ni terceras tomas del mismo cuadro. La idea no es transformar un partido de Golf en un set de filmaciones.

Es decir, se graba ‘la toma’ tal y cual salió, sin posibilidades de repetición, aunque en realidad si lo analizamos, tendremos tantas oportunidades de registro como de golpes que realicemos en los 18 hoyos… (Si hay alguien cerca que desea hacer de filmador y no le agregamos tiempos a la ejecución).

Pienso que lo óptimo sería tomar sólo 4 o 5 escenas ‘claves’ de nuestras habilidades: 1) El swing de salida de algún hoyo; 2) un swing del 2do. tiro desde el fairway; 3) uno desde el rought; 4) otro desde un bunker, y si realmente hay tiempo… 5) alguno de ejecución del Putter. Ya está, con eso podremos trabajar mucho en nuestro swing (y pasarla bien).

Si luego de finalizar el juego, tranquilos (solos o en grupo de amigos) tuviéramos la posibilidad de “ver” fríamente lo que hizo cada uno, en cada oportunidad ‘clave’ y en sus distintos tipos de swing, no sólo nos divertiríamos, sino que además aprovecharíamos cada circunstancia para aprender más sobre nuestros errores, que seguramente advertiríamos con mayor facilidad a través de un video casero, que lo único que pretendió fue registrar con naturalidad cada ejecución.

Ya me imagino los preparativos del grupo de golfistas… vayan preparados este fin de semana para realizar algo distinto y divertido, con el valor agregado que cada uno le quiera poner a su nueva forma de aprender mirándose a sí mismo…

Buen Golf, pásenla bien y que lo disfruten todos.

Marcelo H. Barba

Publicado: 26 noviembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Los Temas a Evitar

Marcelo H Barbajugadores-golf

 Puede que tengamos la suerte de jugar juntos con nuestros amigos y compañeros de siempre… o no. En cuyo caso, tendremos la oportunidad de compartir nuestra experiencia con otras personas que recién allí conoceremos.

 

Normalmente uno sigue el protocolo de la educación y del respeto, comenzando por presentarse y saludar amablemente a quienes luego serán nuestros acompañantes durante los próximos 18 hoyos, inclusive intercambiando las tarjetas de score entre los jugadores. Leer más …

Publicado: 20 noviembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Hice lo que pude… Dedicado a las Chicas

 

 Marcelo H. Barba

Después de explicaciones, idas, venidas, profesores… e instrucciones, no me quedó otra que abdicar en mi intento de convencerla para que jugásemos juntos.

chica

En realidad hice un esfuerzo y hasta conseguí un buen profe, pero como a mi esposa no le atraía el Golf era casi imposible persuadirla, sobre todo, por lo que significaba su decisión en términos de compromisos horarios, de prácticas y algunos cambios de hábitos (alejarse un poco de sus amigas precisamente los fines de semana, cuando podíamos dedicarle horas a la práctica y al juego).  Leer más …

Publicado: 13 noviembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Ni lo pienses… ó te caes.

Hace unos días miraba la tele. Mientras hacía ‘zaping’ para encontrar Golf, me puse a observar con detenimiento a un equilibrista en su riesgosa caminata. Un tipo súper concentrado caminando sobre un cable a más de 15 metros de altura (creo…).

Este acróbata hacía algo muy claro para no caerse, no observaba nada que no fuese el punto de llegada. Nunca miró hacia atrás ni para abajo. Quizás ello lo hubiera sacado del ‘trance’ en el que estaba, con el consecuente peligro para su vida. Leer más …

Publicado: 6 noviembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Cargando...

Cargando...

Regístrate





Inscríbase aquí | ¿Olvidó su clave?

Inscríbase




Llene los datos, seguidamente se enviará usuario y clave a su correo.
Entrar | ¿Olvidó su clave?

Recuperar password




Complete los datos, un correo con su clave llegará a su buzón.
Entrar | Registrese

EL PUTT

Ten – Golf

logo tengolf

Vea Golf en Vivo

golf en vivo

MAMBAS CATERING

logo mamba

Bienvenidos

Contáctenos

Si desea enviar alguna sugerencia o comentario has click aquí

Ranking Mundial

cheap Kamagra Oral Jelly Generic Priligy Online