Y ahora… para Seniors (por no decir ‘viejitos’)

 Marcelo H Barba

Notas atrás, compartimos sugerencias y experiencias relacionadas con buenos profesores, profesionales y algunos consejos para quienes se iniciaban y hacían sus primeras salidas al campo de Golf.

Unknown

Ahora intentando un equilibrio, hablaremos de los mayores, de quienes ya transitaron y acumularon sensaciones y están en la otra punta de la recta; de ese largo camino que emprendimos y aún estamos transitando con la ilusión de no terminarlo nunca.

En ciertas ocasiones, sea por temas de salud, de los huesos y articulaciones y de esas malditas cosas que se gastan… se nos hace difícil mantener una frecuencia de juego mensual. Quiero decir, ir los cuatro fines de semana, o los cuatro sábados del mes o quizá sólo algunos domingos. Y ello sucede, porque de lunes a viernes no hay tiempo suficiente para reponernos al 100%.

Entonces… nos ungimos con cremas mágicas ‘anti-algo’ o nos tragamos un par de pastillas ‘potentes’ que ayudan a tapar los malestares, pero lamentablemente nos afectan otras partes del organismo. Qué lucha señores…

Mientras viajo rumbo a la cancha (porque a pesar de los achaques sigo insistiendo) en un sábado primaveral y radiante, voy pensando en prepararme mentalmente, es decir, aceptar sin tanto tormento y con más de sabiduría, que estos episodios de salud –inevitablemente- se presentarán con alguna frecuencia y habrá que aprender a convivir con la patología. Otras opciones no tenemos…

Más allá de aceptar (a veces no tan dócilmente) que uno va perdiendo algo de potencia y distancia, confieso que también algunos días no logro completar 18 hoyos… pero eso no es molesto; al contrario, me retiro bastante bien y entero en el bar del 9… prefiero abdicar ahí que cargar con dolor de rodillas por un par de días; además, el bar es el punto más cercano al vestuario…

A pesar de ello me siento un tipo feliz… Por el placer de estar en contacto con la naturaleza; por la alegría de compartir el Golf con mis ‘infaltables amigos de siempre’; por seguir practicando este ‘vicio’, que ni me obliga a ser mejor, ni más rápido ni competitivo con nadie, sólo a estar atento con el campo que circunstancialmente deseo conquistar, haciéndole algunos pares (y si se distrae… algún birdie).

Todo es un proceso y lo acepto como parte de los cambios que va sufriendo nuestro cuerpo. Sería necio no hacerlo. Doy gracias que la mente (gracias a Dios) no se deteriora a la misma velocidad que el físico, porque de otra forma ni sabríamos quiénes somos ni a qué vamos al Golf.

Uno se resiste un poco y todavía piensa que sus músculos, nervios y huesos seguirán respondiendo inmediatamente a las órdenes que les envía el ‘coco’, pero la realidad es que reaccionarán más tarde o quizás más débilmente.

Pero en todo caso, pensemos que siempre hay alternativas.

Tanto como aquel novato, que oportunamente necesitó ayuda de un buen tutor o profe, que lo guiara en su crecimiento, resulta que… ahora nosotros… también requeriremos un apoyo profesional (es lógico y natural) para adecuar nuestro juego al cuerpo (¿o será el cuerpo al juego?) y a esos elementos que siempre utilizamos desde hace tantísimo tiempo y jamás pensamos en adaptarlos.

Desde mi punto de vista, existen dos aspectos (o tal vez más…) por el que deberíamos encontrar alguna solución:

  1. Desde el Físico y la Mente: Si bien es un tema personal, no obstante, cada uno sabrá cómo se siente con su cuerpo, si lo cuida lo suficiente; si se alimenta correctamente; si necesita alguna visita al médico, con análisis clínicos, dietas, refuerzos vitamínicos, etc.; ya sea para mantener o recuperar su estado y rendimiento físico; pero siempre, dependerá mucho de la atención que le demos a las ‘alarmas’ internas que recibimos y nos alertan de alguna rápida “entrada a boxes”, como en la F1…
  2. Desde nuestros palos: Este punto en particular no depende de nosotros, o por lo menos no tanto; porque estaremos limitados a opinar y transmitir esas nuevas sensaciones que experimentaremos, cuando nos hagan probar otras alternativas más adecuadas a nuestras posibilidades ‘reales’.

Serán los profesionales (con sus propias metodologías y elementos) quienes en definitiva nos midan y recomienden algún cambio, como por Ej.: bajar la dureza de varillas de los palos, porque ‘antes’ usábamos varas muy rígidas y ahora (con nuestra velocidad de cabeza de palo) necesitaremos durezas menores y flexibles para sacar el máximo rendimiento a cada golpe.

Obvio… también nos ofrecerán sus consejos para corregir aquellos movimientos erróneos o viciosos que (en un 99% de los casos) sin quererlo, fuimos adquiriendo e incorporando para corregir o creer que así eliminábamos ciertas debilidades.

Cuesta un poco, pero en definitiva hay que aprender a ‘escuchar’ lo que nos dice el cuerpo…

Estamos a tiempo de tomar buenas decisiones con pocos ajustes técnicos y eso nos dejará más satisfechos con los resultados que obtengamos.

Tampoco dejemos de visitar dos sitios: el consultorio médico y la tienda de Golf especializada en “Fitting”, ya que en esos dos lugares seguramente encontraremos soluciones para adecuar y sintonizar nuestras nuevas fortalezas.

No escapamos… ni en la etapa de comienzo, ni en la del final… así es el Golf y será difícil prescindir de la ayuda especializada.

Que tengan un magnífico juego y ojalá puedan ser 2 o más en el mismo mes… (ojo, somos mayores y sólo me refiero al Golf).

Pero no dejen de verse, como todas las semanas, con los amigos de siempre..!!

Hasta la próxima.

Marcelo H. Barba

 

 

 

Publicado: 8 octubre, 2019 - Por admin - Leer mas...


¿Qué pretendes del Golf…? (O: Cómo se reacomodan nuestras exigencias…)

Marcelo H Barba.

Eran los años del ‘comienzo’. Recuerdo que ese día estaba enojado, no creía el pésimo tiro que acababa de realizar… El profe me detuvo a punto de patear la bolsa y me dijo:  _Marcelo, ¿qué pretendes de tu Golf…?

golf-655x368

Mientras lo miraba tratando de comprenderlo, justo cuando iba a contestarle algo…  ‘Alfredo’ siguió:

_Perdón, te lo pregunto porque hace casi un año que lo juegas y quisiera saber si tengo que adaptarme o reconsiderar algo de lo que te enseño… Si me respondes que deseas ser un golfista que no cometa errores, ni quieres pifiarla y terminar sancionándote como si fueras un aprendiz de profesional, tendremos que hablar algo más…

Me calmé, tomé agua y le contesté que esa no era mi idea. Ahí comenzó un diálogo interesante que intentaré recordar y transmitir para su propia regulación de nervios y expectativas, que obviamente son lógicas ante situaciones parecidas. De esta anécdota ya pasaron casi 25 años…

_Antes que nada –dijo- hablemos y reconozcamos algunas ‘limitaciones’.

_Primero, recién estas aprendiendo. A entender al Golf. Ya hablamos y sé que no vives ni te alimentas del mismo, ni creo tampoco que lo hagas en el futuro. Por el contrario, vives de tu trabajo en la oficina y sólo lo practicas los fines de semana, con algún día excepcional entre semana si tus tareas lo permiten… ¿es así?”

Obviamente asentí y me quedé esperando más.

_El segundo punto, limitante aunque no condicionante, es que en 2 años cumplirías 40. Pero a pesar de no haberte formado desde joven en esta disciplina, creo que como todo ‘adulto’ que decide ingresar al Golf podrás pasarla bien, divertirte y jugarlo correctamente. Eso te lo aseguro.

_Por otro lado, no te ofendas, pero no observo cualidades deportivas que me hagan pensar que eres un diamante en bruto, un Tiger ‘tapado’ que nadie descubrió hasta ahora… con lo cual, si realmente deseas probar si puedes convertirte en profesional, me animo a acompañarte en tu ilusión y, con mucho trabajo y horas de dedicación (entre 6 y 8 por día, durante el resto de tu vida…) veremos qué sucede. Pero sinceramente… no creo que sea tu objetivo. ¿Qué pretendes lograr con tu Golf…?.

Todo eso me sonó duro, pero fue tan útil y real que me acomodó la estantería… Se lo agradecí a través de los años.

Esa charla tenía más de un objetivo. Como dije, pasaron más de 25 años y sigo jugándolo, practicándolo y aprendiendo sin olvidarme que en Golf, no es conveniente ni produce beneficios auto-flagelarnos por jugar mal, del mismo modo que cuando estamos aprendiendo y pensamos (en algún momento) que logramos dominar tal o cual tipo de golpe, porque nadie se explica el motivo por el cual, en el siguiente hoyo… la pifiaremos haciendo lo mismo que antes salió perfecto.

El profe me prestó un video de profesionales famosos cometiendo errores. _No obstante, lo más interesante que quiero que veas –dijo- es lo que le sigue inmediatamente a las malas ejecuciones. Observa bien los tiros de recuperación. Ellos aprendieron a borrar de su mente el error y crean un excelente tiro para dejar su pelota sobre el green. Alucinante.

En la misma línea enigmática hay que detenerse y tratar de explicarse el motivo por el cual, el mejor profesional que ganó un torneo, en el siguiente encuentro ni siquiera puede pasar el corte clasificatorio. ¿Cómo se entiende…? ¿Tiene acaso alguna lógica?

_Piensa que estos profesionales se dedican sólo al Golf, todos los días de su vida y varias horas cada día; que están siendo apoyados y en parte presionados, por sus sponsors con muchos miles de dólares para que trabajen de eso y sean exitosos. Practican inclusive antes y después de cada torneo y a pesar de todo, cometen errores. Este es otro de los enigmas del Golf. Jamás nadie podrá decir que llegó a dominarlo, diría que ni siquiera te animes a pensarlo, porque justo en ese momento caerás por un tobogán hasta el piso.

Quizá la quimera más buscada por cualquier ‘alquimista’ del Golf, sólo se reduce a esta frase: “Lograr Regularidad”.

Todo me encajaba en la lógica y la razón; necesitaba tiempo para digerir cada palabra de esa charla, pero aun así, entendí que mi único y humilde objetivo (el humanamente cumplible) era pasarla bien y divertirme; sin dejar de lado la natural sensación y ganas de superación que todos traemos, es decir, que más allá de disfrutar también era aceptable que quisiera jugar cada vez mejor, bajar mi hándicap y sentirme reconocido… pero ¿hasta qué nivel sería lógico exigirme…?

Esta respuesta también me la brindó Alfredo, fue simple:

_Así como te observo jugando y con el nivel de compromiso que le dedicas, creo que comenzarás a bajar tu hándicap y a ganar algún torneo; me animo a decir que el año próximo tus ‘28’ golpes se irán reduciendo hasta los ‘20’ o menos. Pero, a partir de allí te diré algo importante…

_Te darás cuenta que tu “zona de confort” se instalará cerca de los ‘18’, ya que contar con un golpe más en cada hoyo es genial, pero también verás, que esforzarte para bajar dos o tres golpes adicionales y mantenerte entre 15 / 16 de hándicap, te costará más horas de dedicación (que hoy no tienes) y no te dejará divertir tanto…

Todo me parecía profético. Hoy testifico que en realidad fue profético.

A muchos años de distancia de aquel diálogo me considero un golfista feliz, que se divierte muchísimo y que no perderé el sueño por firmar una tarjeta de más de 100 golpes (confieso que entre amigos -a veces- ni las llevamos), pero a esta altura de los años sabemos muy bien cuándo hacemos pares o dobles boogies… y en mi mente aún siguen contando esos 18 cómodos de hándicap que seguiré conservando por siempre. Algunos podrían pensar que estoy a favor de la indulgencia, del conformismo o de la resignación con uno mismo; pero al contrario voto por la lógica, la razón y mi sensación de felicidad y disfrute. Piénsenlo…

El otro cambio que me costó incorporar (aunque todo llega), es que a cierto nivel de la vida, más crecidos digamos, con más responsabilidades laborales, con demandas de familias que atender por el ‘Papi…’ (sí, aunque los hijos tengan 40 años…), más el tiempo que obligada y naturalmente debemos dedicarle a los amigos y actividades sociales –no golfistas-hicieron que comenzara a pensar distinto, para entender más conscientemente el cambio que se iba produciendo en mis sensaciones de juego…

Me refiero a las ganas de competir y de ganar, por las que todo amateur atraviesa cuando practica y ejercita su deporte (humildemente hablo de las pequeñas competencias que se dan dentro de un Club). Decía que sin ser tan consciente del proceso, finalmente terminé adoptando un cambio positivo. El de “Competir” por el de “puro disfrute”.

A todos nosotros, más temprano de lo que creemos, nos llegarán los días de sentir más placer por compartir una buena caminata y circunstancial juego de Golf entre amigos, en un hermoso campo a puro sol, estirando las horas que podamos conseguir y paladeando una buena cerveza al final, que jugar para ganar una medalla o premio en cualquier torneo porque ya pasamos esa ‘etapa’. En estos tiempos nos resultarán más gratificantes los instantes de puro disfrute que cualquier otro evento competitivo.

¡Gracias Golf…!!!

Si no lo han hecho ya, pregúntense internamente: ¿Qué pretendo de mi Golf…?, y sean francos con sus respuestas.

A partir de ese acto de sinceramiento, les pronostico mejores momentos con los amigos de siempre (y con uno mismo) y como siempre, les envío mi deseo para que compartan un buen encuentro de Golf…

Marcelo H. Barba

Publicado: 1 octubre, 2019 - Por admin - Leer mas...


S.O.S. UN PROFESOR POR AQUÍ, POR FAVOR…!!

Marcelo H Barba

(Continuación de “La importancia de un buen Profesor”)

Días atrás compartimos unas líneas relacionadas con los recuerdos y la necesidad de contar en algún momento de nuestra formación, con la asistencia de un buen profesor.

 4869_golf-instructor

Me había comprometido en continuar con este tema para compartir, más que nada, mis propias experiencias y ofrecerlas para quienes quieran aprovechar algunos ‘atajos’ y ahorrarse unos dineros…

Comenzando con esta 2da parte, voy a ser sincero y decirles que no se puede aprender Golf sólo tomando clases, aunque lo hagamos con el mejor profesor del mundo. Eso es –solamente- una porción del aprendizaje.

Así como alguna vez tuvimos la oportunidad de enfrentarnos a un simulador (de avión, moto, automóvil o de Golf) e intentamos entender y comprender cada uno de los comandos que aparecían frente a nuestra vista, no podremos decir que dominamos ninguno de esos dispositivos virtuales, si además, nunca tuvimos la posibilidad de realizarlo “en vivo”, es decir, sentarnos frente a un auto real (por Ej.) y probar cómo funciona cada uno de los elementos que supuestamente aprendimos en las clases ‘virtuales’.

Pasa lo mismo cuando deseamos asimilar otro idioma. Del mismo modo también, será complicado aprenderlo y dominarlo, si solamente lo hacemos a través de los libros, de un profesor y de algunos videos. Inevitablemente necesitaremos “el vivo”, es decir, convivir algún tiempo con las personas y en el mismo sitio donde se desarrolla y se utiliza el idioma que intentamos aprender. De otra forma y con mucha suerte nos convertiríamos en expertos teóricos que sucumbirían ante el primer diálogo real…

No se aprende Golf con ningún libro, ni revista especializada, ni memorizando todas sus reglas; ni tampoco mirando los cientos de videos de los mejores profesionales, desde que comenzaron a jugarlo.

Pero todo lo anterior irónicamente, resulta indispensable para entenderal Golf… no obstante, no es suficiente…

En primera instancia recurriremos a nuestros ‘amigos-golfistas’ y quizás también a nuestro primer instructor de Golf, el que con dos o tres sesiones nos enseñará lo básico como para impactar decentemente una pelota, en un sitio de práctica razonablemente adaptado, con una coqueta alfombrilla para pararnos y colocar nuestras pelotas sobre un ‘tee’; frente a un balde de 50 o 100 pelotas duras, abolladas y lastimadas por miles de golpes. Y con eso pensaremos que ya está…

Luego de una larga ‘temporada’ en esos Driving de práctica, simulando al Golf, hasta podríamos llegar a convencernos de haber conocido y podido dominar algunas técnicas y golpes… Y no está nada mal que así sea.

Pero en algún punto de nuestra ‘capacitación virtual’ llegará el día… más temprano que tarde y no podremos contener nuestra ansiedad. Entonces, saldremos a recorrer un campo real de Golf por 1ra vez, obviamente con alguien que nos apadrine y franquee el acceso. Que esté dispuesto a pasar un inolvidable día junto a nosotros.

A ese punto de nuestra instrucción seguramente seremos poseedores de una hermosa bolsa, de un set de palos, de nuevos y lustrosos zapatos, muchas pelotitas, una vistosa gorra, guantes y demás atuendos que el ‘protocolo’ nos contagió. Así estaremos dispuestos –sin dormir- desde la noche anterior para hacer el debut tan esperado…

Llegó el momento. Ahora pondremos a prueba lo que aprendimos, enjaulados y practicando en un Driving que jamás borraremos de nuestra memoria. Pero… Casi inmediatamente nos enfrentaremos a la realidad.

Nada de lo que supusimos que funcionaría lo hará como pensamos. Habrá pasto real bajo nuestros pies, viento, sol, humedad, barro, gente jugando y otras tantas más mirándonos en el tee del 1… (y eso nos hará sentir fatales)

Apoyaremos la pelota, listos para iniciar el hoyo 1 y luego de dos o tres swings de práctica -o de nuestro mejor revoleo artístico del drive- impactaremos la bola (hacia algún lugar del Planeta…). Nos invadirán unas irresistibles ganas de irnos antes de seguir recorriendo el campo, pero gracias a la calma que nos transmitirá quien nos acompañe, terminaremos de convencernos de seguir avanzando hacia el green, preocupándonos por no realizar más de 14 ejecuciones para meterla en el hoyo-1.

S.O.S…!!!  ¿Qué hicimos mal? ¿Qué cosa nos faltó…? ¿Estuvimos aprendiendo Golf, o acaso qué…?

Todos los comienzos en general se presentan algo traumáticos… tal vez, esa sensación sea en definitiva el ‘incentivo’ que necesitamos para comprender mejor lo que sigue.

Entender la necesidad de ser asistidos por un Profesor, a diferencia de aquel valiente instructor que oportunamente nos dio acceso a las primeras herramientas.

Y aquí viene lo importante:

Cuando tomemos la decisión de recorrer un campo real junto a un Profesor, este buen profesional comenzará por cuidar mucho nuestro aspecto mental, anímico y el fortalecimiento del amor propio. ¿Cómo lo hará…?

Pues bien, nos acompañará pacientemente en los días y horarios donde prácticamente nadie juega y la cancha parece estar a nuestra entera disposición, sin presiones ni miradas, sin tiempos perentorios, sin público… tomándonos los tiros que necesitemos cada ocasión que ejecutemos, pisando y sintiendo una verdadera cancha de Golf bajo nuestros pies.

Nos ayudará a seleccionar el mejor palo para la salida de cada hoyo, a interpretar los carteles que indican (en cada tee) las distancias y dificultades; a tomar un buen ‘stance’ de acuerdo al nivel del piso de la salida; a incorporar las 1ras sensaciones de distancia y de potencia para conocer mejor lo que puede ofrecernos cada palo de la bolsa, en fin, hasta llegaremos a enfrentar las situaciones más clásicas para entender la correcta aplicación de reglas y multas, sea por sacar la pelota de límites, por hundirla en un lago, por aterrizar en un bunker y por dejarla –por Ej.- pegada al tronco de un árbol que justo está en línea con nuestro objetivo.

Mientras vayamos caminando juntos, golpe a golpe (como dice Don Serrat), también aprovecharemos esos imperdibles minutos para fortalecernos en cuestiones relacionadas con la ética y cortesía, dialogar sobre las situaciones donde deberíamos ceder el paso a quienes juegan atrás, respetar el honor de las salidas en cada tee de cada hoyo, así como el turno de ejecución en el campo y sobre el green… y mil cosas más que solamente incorporaremos a nuestro saber, si lo hacemos en compañía, en paz, tranquilidad y la belleza que además nos transmite este ejercicio de recorrer un campo.

No recuerdo bien ni puedo precisar cuántas fueron las veces que realicé estas experiencias con mi Profesor; no obstante, tengo la imagen clara de la 1ra vez que participé de un juego real, con otros jugadores, en una cancha hermosa, con mucho público… mis sensaciones de ‘inicio’ no fueron (tan) traumáticas y hoy reconozco que cuando enfrenté el tee del primer hoyo estaba mejor preparado y mentalizado, como si estuviera con mi Profesor…

Les aseguro que cuando iba a ejecutar mi 2do golpe ya no tenía mariposas en el estómago, ni sensaciones de temor y mi amor propio habían mejorado… a pesar de haberla enviado al rought con un asqueroso ‘slice’ (que luego, con el tiempo y esfuerzo pude aceptar y luego domar).

De aquellos primeros momentos a hoy, han pasado años, no obstante recuerdo y rescato la esencia de un mensaje claro que proviene de mi viejo Profesor: “Tienes que tomar la valiente decisión de salir a una cancha real. No es bueno pasar tantas horas simulando en un sitio de práctica; y del mismo modo, aceptar mansamente que para crecer bien (en experiencias de Golf y en otras cosas de la vida) a veces necesitamos de la ayuda de un tutor, como esos que les ponen a las plantas para asistirlas en sus primeros meses de crecimiento…”

Más adelante seguiremos compartiendo algunas anécdotas divertidas y consejos, que alguna vez recibí y me han dado muchas satisfacciones en la vida y el Golf, aunque aun (irónicamente) no me considere buen golfista. Intentaré traer un tema interesante y polémico: “¿Qué pretendes del Golf…?”

Buen fin de semana para todos, junto a sus amigos y quizá…  esta vez acompañados de un Profesor.

Marcelo H. Barba

Publicado: 24 septiembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Pensar en Golf… y sin hablar.

 

Marcelo H Barba

Mientras jugamos, probablemente hacemos cosas que son incompatibles con las metas que nos fijamos. ¿Verdad…?

648175-viejo-golfista-que-empuja-su-carrito-cuesta-arriba

Esto es cuando queremos jugar bien y tener un buen score, pero no somos consecuentes con nuestras actitudes ni contribuimos mínimamente para que podamos lograr nuestro objetivo. Leer más …

Publicado: 19 septiembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


La importancia de un buen Profesor

Marcelo H Barba

Cada golfista que lea esta nota, recordará quién o quiénes fueron sus mentores en esta disciplina; lo hará con respeto y con cariño, por haber sido personas tan nobles, pacientes y perseverantes que modificaron positivamente parte de nuestras vidas.

Unknown

Con las clases de Golf pasa algo interesante…

No todos los golfistas están dispuestos a ‘invertir’ parte de su tiempo y algo de su dinero en este compromiso. O se manejan de una forma ‘autodidacta’ o prefieren tomar clases guiados por un profesor sólo cuando no quedan opciones, sea para corregir un vicio, error o reeducar algún músculo averiado…

Con los años (le encontré una cosa buena a mi edad…!) diría que me resulta más fácil identificar a quiénes se formaron con o sin la ayuda de un buen profesor, ya sea por la ortodoxia en el estilo de su swing; del grado de precisión de sus ejecuciones o por el respeto y conocimiento de reglas básicas, sobre todo las de respeto y cortesía.

Mi primer profesor (tuve la suerte de encontrar a uno excelente) cuando lo conocí, luego de mis primeras consultas sobre el costo y la cantidad de ‘clases’ que necesitaría para jugar bien al Golf, lo primero que me dijo fue que él no enseñaba Golf en 20, ni 30, ni en 100 clases… que tampoco me garantizaría que jugase bien en el futuro; y que él mismo, con sus setenta y pico de años, hoy seguía aprendiendo Golf cada día de su vida…

Aprender Golf tiene un sentido que va más allá de conocer las técnicas. Lo primero que uno se imagina es lo básico: cómo pararse, cómo tomar el palo, cómo subirlo y bajarlo, en fin…; también creemos que deberemos estudiar una larguísima lista de reglas, que irónicamente jamás entenderemos mientras nunca lo juguemos; etc., etc.; pero lo que nunca aprenderemos solos, sin la ayuda de un buen profe, es su ‘esencia’, su forma de entenderlo, vivirlo y compartirlo.

Mis recuerdos del profesor que me educóen Golf, un ser inolvidable por sus enseñanzas (que no se relacionaban tanto con el Golf), el que más arriba dije que a sus 70 y pico de años continuaba aprendiendo…, cuando me presenté y nos conocimos, comenzó a estudiarme más profundamente. Era un señor profesional en todos los aspectos (en su juventud hasta llegó a ser caddie del gran maestro Roberto De Vicenzo).

Rápidamente supo entender mis fortalezas y debilidades, sin decirle nada y con sólo observar mi primer intento de swing se dio cuenta que ‘venía del tenis’; me consultó sobre mi vida, qué hacía, a qué me dedicaba y qué pretendía con el Golf; durante muchos meses de instrucción también compartimos anécdotas de ambas familias, historias de un Golf que no conocí sino a través de relatos y viejos escritos, donde él fue un buen protagonista y mejor referente; hablábamos de sabrosos vinos, de raras comidas y de momentos de la vida divertidos y de los otros, los que dejan sabor amargo…

Me aconsejaba desde la humildad y por sobre todas las cosas desde el respeto por la gente, por este maravilloso deporte y por el cuidado de la naturaleza y esplendor que cada campo nos regala en cada ocasión que lo practicamos.

Al principio creí que estaba perdiendo el tiempo (y mi dinero), pero a las pocas clases advertí que “Alfredo” (así se llamaba) no era sólo un profesor de Golf… se trataba de un maestro de la vida, por lo menos para mí.

Cuando íbamos a practicar algunos tiros al ‘driving-range’, además de enseñarme lo tradicional que todo alumno debe conocer, se tomaba unos minutos ‘extra’. Nos deteníamos y me hacía mirar. Sí señor… sólo observar a mí alrededor al resto de los jugadores que practicaban o tomaban clases, como yo en ese momento. Luego mientras tomábamos un refresco me preguntaba qué había visto.

Obviamente terminaría corrigiéndome, porque no veía lo mismo que él, pero no le importaba y me decía que todas esas imágenes que vi en ese lugar no eran de Golf… Que lo que en realidad mirábamos eran personas medio maniáticas que pretendían incendiar sus pelotas en vuelo con la potencia que le imprimían a sus tiros, la mayoría ejecutados con drivers, maderas, hierros largos… y a cualquier parte.

Continuaba: “Esto es lo mismo que yo pretenda enseñarte cirugía cerebral y ponga en tus manos un hacha o un serrucho…” “El Golf es sutil, preciso, cada vez que lo juegues es como tratar de conquistar a una mujer… sin estridencias ni brutalidad, pero con resultados contundentes”.

Aprendí (gracias a él) que un buen swing, los grandes tiros, la maravillosa potencia y la imprescindible precisión deben complementarse –de forma inevitable- con la esenciadel Golf, que proviene del ejercicio que casi nadie hace con la otra parte: con su mente, y que ésta además, se nutre de muchísima concentración; de horas de lectura, de muchas más horas de pura observación, de ejercicios de humildad para aceptar los fracasos y los pocos éxitos que cosecharemos… y por sobre todas las cosas, de aprender a conocerse a uno mismo, lo más difícil… (Debería parecerse a un arte marcial)

Alfredo me enseñó y educóen Golf y de paso, a cómo ejecutar sus tiros…

Por estos motivos es que, cada vez que algún amigo, compañero o conocido que comienza a jugar me consulta si conozco un buen profesor para recomendarle… termino por referenciarles algunos amigos del viejo Alfredo (ojalá que todavía queden vivos) que quizá conserven el ‘estilo y talento’ didáctico de aquel Don Alfredo que conocí.

Para quienes dicen que el Golf es costoso, comparándolo con otros deportes como el fútbol, natación, tenis, etc., desde el punto de vista de la instrucción les digo que sí; mucho más que cualquiera de esas otras actividades deportivas, porque además de sus elementos (que en términos objetivos no son caros) existe este componente del entrenamiento y enseñanza con un buen profesor que, a diferencia del tenis por Ej., es inevitable. Toda vez que con tener una raqueta, algunas pelotas, y alquilar un par de horas una cancha, cualquiera puede acceder, divertirse y pasar un buen rato peloteando frente a otro oponente de similares experiencias.

En Golf es literalmente imposible pretender salir a jugar a un campo sin conocer sus reglas, ni tener una vaga idea de las distancias y potencias de cada ejecución, de sus límites, de los riesgos y cuidados con los otros jugadores, ni de la ayuda concreta de un profesor. De hecho, aunque no esté de acuerdo con esto que digo, muchas canchas no dejan ingresar a jugadores sin hándicap ni permiten que golfistas novatos la recorran para una práctica.

Estoy casi 100% convencido que la mayoría de las desavenencias entre jugadores (que conforman una misma línea de juego), proviene de un origen muy claro: el desconocimiento básico de las reglas; de las multas a aplicar por infracciones; de la falta crónica de ética, honor y cortesía en el juego; de la deshonestidad; del cuidado por el medio ambiente y de las malas condiciones en que se dejan los elementos en una cancha. Sin embargo, con el apoyo, la instrucción y un buen diálogo con nuestro profesor, nada malo debería suceder.

En próximas ocasiones intentaré escribir sobre las innumerables experiencias y conocimientos que oportunamente me fueron transmitidos por este profesor (ojalá pudiera asimilarlos todos y ponerlos en práctica, pero no me alcanzará la vida)…

Como todo, habrá que esperar ‘el’ momento preciso, la maduración mental y la ocasión justa para aplicar aquello que nos enseñaron; hasta que podamos advertir por nosotros mismos que la Vida y Golf –el Golf y la Vida- tienen muchas similitudes entre sí.

Que tengan la misma buena fortuna que yo tuve para encontrarse con un excelente Profesor y Profesional de la vida… y como siempre: Mi deseo de buen Golf para todos, junto a sus mejores amigos..!!

Marcelo H. Barba

Publicado: 17 septiembre, 2019 - Por admin - Leer mas...


Y todo por no marcar la bola…

Marcelo H. Barba

La simple acción de hacerle una pequeña marca a la pelota que usamos para el juego, más allá de las que trae de origen, es una medida inteligente que nos ahorrará discusiones, multas, eventuales errores y enojos con otros compañeros de juego.

Screen Shot 2017-09-11 at 8.59.19 AM

 

Ej.: Tira Roberto…, tira Juan… y hace lo propio Alfredo… Todos salen caminando para encontrarse con su propia pelota y realizar sus segundos tiros, pero como también juega la casualidad, tanto Roberto como Alfredo van a parar al mismo sitio, digamos que sendas pelotas (blancas, esféricas, de la misma marca y sin ninguna identificación especial que las distinga) están ahí, separadas por escasos centímetros una de la otra.

Aquí aparecerán algunos escenarios interesantes para analizar:

a)     Que alguno o ninguno recuerde con qué pelota jugaba… con lo cual, posiblemente nadie se pondrá de acuerdo con la propiedad de cada esfera. Habrá que tener paciencia y hacer de cuenta que cada cual perdió su pelota, retroceder hasta el sitio donde se ejecutaron los tiros y volver a impactarlas sumando la multa correspondiente que indican las reglas para estos casos y para cada jugador.

b)     Que alguno reconozca como propia a una de las pelotas encontradas, pero el otro no… con lo cual vale lo indicado arriba pero sólo para uno de los golfistas.

c)     Que ante la imposibilidad de identificar fehacientemente la pelota encontrada se genere una discusión –intransigente-, se atrase el juego y se deba recurrir a una ayuda externa que indique una salida más formal al inconveniente.

Para estos casos, para tratar de demostrar la propiedad de una pelota con algún ‘antecedente’… se me ocurre demostrarlo por la vía de la confianza, es decir, si compramos una caja o tubo de 3 pelotas, podríamos exponer que la no identificada formaría parte del trío que adquirimos, ya que por su estado, marca y número coincidiría con las otras dos pelotas que aún resguardamos, con lo cual, por esta vía ‘podríamos’ demostrar –lo digo potencialmente- el origen de la esfera, aunque todo será relativo y como suele suceder con el Golf, siempre dependerá del grado de honestidad del propio jugador.

Ahora bien, si ambas pelotas en disputa no se pueden identificar ni diferenciar, la cosa es de rigor para ambos jugadores y habrá que aplicar las Reglas 12-2 y 27-1, considerando a ambas pelotas perdidas. Aun así, cuidado cuando la pelota se encuentra medio enterrada en el rough o con dificultades para observarla, porque habiendo anunciado previamente la intención de identificarla (a su compañero, marcador o co-competidor) y la misma se toca y/o se rota; el jugador que lo haga incurrirá en una penalidad por tocar la pelota de manera distinta a como lo establecen las Reglas (Regla 18-2a), salvo que previamente hubiera marcado su posición.

Según las Reglas 12-2 y 20-1, la pelota puede levantarse -o tocarse y rotarse- con el propósito de identificarla, pero después de marcar su posición. Si el jugador hubiera marcado la posición antes de rotarla, no habría penalidad, suponiendo que la pelota al rotarla no se hubiera limpiado más de lo necesario para identificarla.

A este punto, queda claro que hacerle una marca de identificación a nuestra pelota, terminará siendo un gran negocio para todos, especialmente para nuestro propio score…

Finamente sólo me queda proponerles buena creatividad, para elegir y colocar una marca las ‘esferas’ que identificarán como propias… y como siempre, desearles suerte en su próximo encuentro.

Hasta la próxima.

Marcelo H. Barba

 

 

Publicado: 18 julio, 2019 - Por admin - Leer mas...


Cuestión de maduración…

Marcelo Barba

Cierta vez un profesor me reveló algo que no supe interpretar, sino hasta que me descubrí a mí mismo exigiéndome jugar mejor o medianamente mejor, sin embargo a pesar de mis esfuerzos, no lo podía ver reflejado en mis tarjetas.

PUTT_BOLA_ABAJO_PIES_ATRÁ S

Él me había dicho que en esta disciplina, con el tiempo, se llegaba a descubrir que el único camino para poder jugar mejor y ser más preciso, era ajustar el juego corto y el Putt. Que era una cuestión de maduración, finalizó. Pero yo no comprendí a qué se refería y seguí insistiendo en ganar distancia con mi driver… Leer más …

Publicado: 13 junio, 2019 - Por admin - Leer mas...


Consideraciones sobre elementos de Golf (¿por qué los usas…?)

 

Marcelo H. Barba

Si, reglamentariamente sabemos que no podemos cargar más de 14 palos en nuestra bolsa, pero la realidad es que llevamos esa cantidad sin haber estado convencidos de utilizarlos, es más, si pudiéramos llevaríamos 30 !!

Unknown

Creo que hasta podríamos comparar la bolsa de palos con una buena y completa caja de herramientas.

Para quienes gustan este tipo de elementos (me encantan las herramientas), al ingresar a algún ‘súper’ del tipo Walmart por Ej., en el sector de ferretería no puedo dejar de ilusionarme con los materiales exhibidos. Si pudiera me llevaría hasta una sierra para árboles…

Si pienso en las mujeres, creo acercarme con un modelo similar observando la bolsa (la cartera que utiliza para salir a la calle) de mi propia esposa, que no está lejos de parecerse a una caja de herramientas. Diría que asombraría al mejor mago del planeta cuando comience a sacar uno a uno los elementos que guarda… y obviamente, todos clasifican como ‘vitales’… e imposibles de no llevarlos consigo.

Con nuestra bolsa de palos, pasa algo parecido. Si mirásemos detenidamente el estado de los ‘grips’ (empuñaduras) de cada palo, notaríamos que algunos tienen la apariencia de no haber sido utilizados desde que los compramos. Díganme si acaso el grip del sand presenta el mismo desgaste que el del hierro 3… Fíjense el estado de las caras y sus estrías.

Para mí la respuesta a esta ‘exageración’, si me permiten el eufemismo, pasa por otro lado. Cuando queremos imitar a los grandes profesionales en sus estilos, en su perfección, en su juego en general… y no podemos; sin embargo nos resultará más fácil emularlos, adquiriendo las mismas marcas y elementos que ellos.

Más allá de ser una cuestión de márketing (inyectado a nuestra mente con miles de horas de campañas televisivas, revistas, etc.) existe una cuota personal de imitación –inconsciente- que hace que, quien se considere ‘golfista’ y además desee que lo identifiquen como tal, deberá parecerse con el mismo atuendo y elementos que transporta un verdadero ‘Sr. Golfista’; es decir, en sus ropas, zapatos, guantes, gorras y por supuesto en una bolsa con 14 palos… de ser posible de la misma marca y modelo.

No olvidemos que, en cierta medida, el Golf además de considerarse una verdadera disciplina, no deja de ser un hermoso y divertido “juego” y como tal, enciende nuestro natural perfil lúdico.

Esto nos retrotrae a nuestra infancia; donde para serlo también había que parecerlo… Es decir, cuando jugábamos a los Cowboys deberíamos tener como mínimo, un sombrero de Cowboy, algún revólver en la cintura y de ser posible un par de botas… del mismo modo que, quien oficiase de indio, debería tener todo su aspecto con pluma, arco y flechas.

Entonces, si ‘jugamos’ a ser golfistas, ¿cómo no vamos a tener todo eso que tiene un Golfista profesional de la tele…? Además de serlo deberemos parecernos. Funciona así.

Tuve la fortuna de ver la película de Severiano Ballesteros (“Seve”) que a modo de crónica, nos muestra la historia de este maravilloso Golfista desde su etapa de niño campesino, amante del Golf desde su adolescencia, viviendo en un seno familiar austero, donde cada cual se ganaba el sustento duramente. Seve, tuvo siempre la esperanza de ser jugador y Campeón. Muestran cómo comenzó su grandiosa experiencia usando su único y primer palo, un hierro 3 armado por él mismo, con una cabeza real que le regaló uno de sus hermanos y una vara de madera que Seve le ató a la misma. Ese único elemento le sirvió tanto para el fairway, como para los bunkers, las salidas y los approaches…  Algo que a mi juicio deberían ver todos los amantes de este deporte.

En otra oportunidad asistí en un club, a una charla para jóvenes golfistas que impartía el Maestro Roberto De Vicenzo. Me ‘filtré…’entre los chicos que escuchaban al Maestro que les decía cómo con un hierro 3 (precisamente), modificando el stance y el tipo de swing- se podía dejar a la pelota muy cerca de las banderas de 20, 50 y 100 metros. Les hablaba de la confianza que uno en definitiva genera con sus palos y de la mucha práctica. Decía que se podría recorrer todo un campo de Golf utilizando exclusivamente un hierro 7, por Ej., inclusive para usarlo desde la arena.

No me considero trasgresor pero sí un profundo cuestionador, trato de encontrarle las explicaciones (que puedo) a cada situación, como por ej., al ridículo uso que se le da al guante en la mano que toma al palo.

Créanme que es un elemento absolutamente innecesario para ‘nuestro nivel’ de golfistas, ya que nace y se utiliza en los niveles donde se practica diariamente (más de 4 horas diarias), se compite semanal o mensualmente y se trata de evitar callosidades o durezas incómodas para obtener la mejor sensibilidad a la hora de ser precisos. Eso también explica el motivo por el que los profesionales se quitan el guante cuando utilizan su putter sobre el green…

Cuando señalé ‘nuestro nivel’ de golfistas, me referí al segmento de amateurs al que pertenecemos, que muy rara vez (nunca) practicamos más de 4 horas cada día, ni tampoco intervenimos en torneos como los profesionales. Pero más allá de eso, no se nos debe escapar del análisis, el swing y las velocidades que imprimen los ‘Pro’ en cada uno de sus golpes, respecto de los amateurs; mientras que el 90% de los jugadores de ‘nuestro nivel’ raramente supera una velocidad de swing de 60/70 MPH (Millas por Hora), el de los profesionales ronda y a veces supera los 120 mph.

Como ejemplo, menciono con orgullo a un gran exponente sudamericano, Jhonattan Vegas, que registró la velocidad más rápida de cabeza del palo, con un golpe a 134.33 Mph (medido por computadora). Imagínense cómo le quedarían sus manos luego de horas y horas de práctica, si no utilizase alguna protección para sus palmas…

Sin embargo… todos los amateurs (lejos de llegar a igualar semejante potencia y velocidad) utilizamos el inexorable guante, muy especial, vistoso, de colores, con alguna publicidad y por supuesto, costoso…

Voy a ser aún más incisivo (pidiendo disculpas anticipadas a las conocidas marcas de palos de Golf):

Todos hemos adquirido nuestro equipo (me refiero a los hierros y maderas) ya sea que fueran usados o nuevos, fuimos a una tienda, elegimos dentro de nuestros presupuestos a las mejores marcas (obvio no cualquier marca, sino aquellas que usan los profesionales) compramos orgullosos nuestros palos y los cargamos en una bolsa: Al rato salimos al campo con la mejor expresión de felicidad… por sentir que ya pertenecíamos.

A la hora de comprar los palos, casi ninguno de los amateurs que conozco (me incluyo en mis primeras experiencias) tuvo la mínima precaución de probar e intentar otras opciones más ‘adecuadas’ a nuestro cuerpo, altura, swing, etc. Compramos elementos ‘estándares’ que obviamente también son aptos para Carlos, Sergio, Juancito y fulanito, como si se tratara de una prenda de vestir de talla “Medium”.

No obstante, como dije en otra nota reciente, referida a la Maduración de nuestro juego y a las exigencias que nosotros mismos nos iríamos proponiendo con el tiempo, a medida que alcanzáramos cierto nivel de experiencia, comenzaríamos a notar que no todo es lo mismo ni igual… que nos haría falta ‘algo más’ que nos ayudase a ajustar técnicas y habilidades. Un fitting, por Ej.

Recién después de atravesar por un proceso de fitting completo, con una guía y orientación profesional con cada elemento a testear, estaríamos en condiciones de elegir cuál sería la mejor varilla en función a nuestra velocidad de swing, para que cada uno de los palos que utilizamos en el campo rinda al máximo. Cuál debería ser el mejor loft para nuestras maderas y si realmente necesitaremos cargar por Ej., con un hierro 3 o un híbrido. Todo eso… sin siquiera hablar de marcas o modelos en particular.

Cuando miremos nuevamente dentro de nuestra bolsa de palos, qué cosas llevamos y para qué las utilizamos… así como cuando nos pongamos el infaltable guante en alguna de nuestras manos, o determinado gorro sobre nuestra cabeza, si es que no cobramos ningún dinero por publicidad, pensemos un minuto en esto que les digo aquí: en el real motivo y justificación de su uso. De la misma forma que cuando queramos sacarle mucho rendimiento a los palos ‘comerciales’ que alguna vez compramos y no podamos sino a través de un análisis de fitting.

Tal vez estemos intentando usar un martillo para ajustar un tornillo y nadie nos advirtió que no es la herramienta adecuada, o probablemente, nuestro físico haya sufrido algunos cambios con el tiempo (la edad, la disminución de  potencia) y por fin necesitemos ajustar la dureza de las varas y recurrir a un cambio muy positivo. Nunca es tarde.

Que disfruten del Golf entre amigos y siéntanse respaldados por las mejores marcas…!!

Hasta la próxima.

Marcelo H. Barba

Publicado: 29 mayo, 2019 - Por admin - Leer mas...


Quema esas fotos…!!

marcelo barba  mhbarba@gmail.com

Pensé que debería encontrar una explicación lógica para deducir definitivamente que pasaba con ese hoyo en particular, dado que por algún motivo, antes de jugarlo ya intuía que me iría mal, como siempre…

Cada vez que lo enfrentaba terminaba en el agua ó sumando golpes; rematándolo en doble boggie como mínimo. De alguna forma había grabado en mi mente un video que reproducía fielmente una serie de errores -inesperados- que me desconcertaban.

Analicé cada punto. Lo estudié con objetividad para descubrir si se trataba de un hechizo brujo ó de mi ‘mala predisposición’… y recién ahí me acerqué un poco a la respuesta.

Después de asesorarme más, llegué a la conclusión que ese “efecto-brujo” es Mental. Que les pasa a otros golfistas también, que sin ninguna explicación aparente llegan a un determinado lugar (siempre es el mismo hoyo) y cumplen con su “Profecía Auto Cumplida…” Leer más …

Publicado: 15 mayo, 2019 - Por admin - Leer mas...


El otro yo del Sr. Golfista…

Marcelo H. Barba.

 

Todo se inició cuando “Jaure”, un amigo de nuestra tradicional línea de juego, hizo un comentario sobre el nivel de hipocresía que se observa en el Golf… Me dijo: ¿por qué no escribes algo sobre este tema…?

367168_m16
Lo miramos sorprendidos pero enseguida entendimos a qué se refería, es decir, a los falsos ‘piropos’ que normalmente nos propinamos los unos a otros cada vez que ejecutamos un tiro… ¿Somos sinceros…?
Allí mismo comenzó un divertido diálogo y nos imaginamos algunas frases célebres que intentamos traducir desde ‘el otro yo’ del hipócrita, festejando cada ocurrencia y pensando una larga lista de situaciones típicas.

Leer más …

Publicado: 3 abril, 2019 - Por admin - Leer mas...


Cargando...

Cargando...

Regístrate





Inscríbase aquí | ¿Olvidó su clave?

Inscríbase




Llene los datos, seguidamente se enviará usuario y clave a su correo.
Entrar | ¿Olvidó su clave?

Recuperar password




Complete los datos, un correo con su clave llegará a su buzón.
Entrar | Registrese

EL PUTT

Ten – Golf

logo tengolf

Vea Golf en Vivo

golf en vivo

MAMBAS CATERING

logo mamba

Bienvenidos

Contáctenos

Si desea enviar alguna sugerencia o comentario has click aquí

Ranking Mundial

cheap Kamagra Oral Jelly Generic Priligy Online